• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

El perro de asistencia acompañará en todo momento al paciente en la ambulancia, estando garantizada su seguridad. La colaboración de la ONCE Cataluña ha sido clave en la creación del protocolo de actuación, gracias al trabajo de campo con perros guía en la ambulancia.

El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) ha dado un paso más en la sensibilización respecto a los pacientes que tienen alguna discapacidad, teniendo en cuenta en todo momento sus necesidades. Conjuntamente con la ONCE Cataluña ha diseñado un procedimiento que permite ya, atender cualquier paciente portador de un perro de asistencia y, de este modo, el perro podrá acompañar al paciente en la ambulancia durante su traslado al hospital.

El SEM ha contado con la colaboración de la ONCE a lo largo de un año en este proyecto. Ambas entidades han elaborado un protocolo de actuación, después de hacer el trabajo de campo con perros guía en la ambulancia y fijar la colocación y medidas de seguridad para los animales. Posteriormente, se ha comprobado el funcionamiento, hasta la supervisión final del protocolo con el fin de asegurar su correcto uso.

El acceso del perro al vehículo ya es posible en todas las ambulancias de Cataluña. Esta iniciativa del SEM lo hace pionero en ofrecer un tratamiento integral para los pacientes con alguna diversidad funcional en el terreno de las emergencias médicas, y cuida tanto de la salud del usuario como de la integridad del perro. Con esta medida se quiere velar por el bienestar de los pacientes con alguna discapacidad, haciendo posible que éstos no se separen de su perro de asistencia -necesario para su vida diaria- cuando sean atendidos por los profesionales sanitarios y durante su traslado al hospital

En la cabina asistencial, junto al paciente
El perro de asistencia (siempre identificado con una placa que lo acredite como "perro de asistencia")  podrá acompañar al paciente en el interior de la cabina asistencial de la ambulancia, siempre que la asistencia sanitaria del paciente lo permita. Esta cabina cuenta con un sistema de sujeción que permite enganchar el arnés del perro al mecanismo de retención.  

En el supuesto de que se decida hacer el traslado del animal en un Vehículo de Intervención Rápida (VIR) del SEM*, que no dispone de espacio para la camilla, el perro se ubicará en la cabina de conducción gracias a un mecanismo de retención conectado al anclaje del cinturón de seguridad. El perro irá sentado en el suelo, sobre una sábana de papel como medida de higiene, y no podrá subir al asiento con el fin de asegurar la seguridad durante el traslado. El sistema de retención reducirá la movilidad del perro, garantizará su seguridad en caso de colisión del vehículo, de una frenada brusca o de otras maniobras imprevistas, y también evitará interferencias en las tareas de conducción del vehículo. Durante el traslado del paciente con el perro de asistencia, la ambulancia informará la Central de Coordinación Sanitaria (CECOS) del SEM y esta alertará al servicio de seguridad del hospital receptor. Una vez allí, este servicio se hará cargo del control y la custodia del perro.

¿Qué perros pueden acceder a la ambulancia?
Hay 5 tipos de perros de asistencia, adiestrados y reconocidos para dar servicio a personas con alguna discapacidad visual, auditiva o física, o que padecen trastornos del espectro autista, diabetes y epilepsia, entre otros.
- Perro guía o perro guía, adiestrado para guiar a una persona ciega o con discapacidad visual grave.
- Perro de servicio, adiestrado para proporcionado ayuda a personas con alguna discapacidad física en su vida diaria.
- Perro de señalización de sonidos, adiestrado para avisar a las personas con discapacidad auditiva de diferentes ruidos e indicarles su fuente de procedencia.
- Perro de aviso, adiestrado para dar aviso ante señales de alerta para epilepsia, diabetes o cualquiera de las enfermedades para las que ha sido entrenado.
- Perro para personas con trastornos del espectro autista, adiestrado para cuidar de su integridad física, guiarla y controlar las situaciones de emergencia que puedan acontecer.

Perros Lazarillo de la ONCE
La ONCE tiene como una de sus máximas la integración de las personas ciegas a la sociedad. El empleo, las relaciones sociales y culturales y la autonomía personal son los pilares sobre los que se apoya esta integración.

En un entorno cada vez más complejo, la necesidad de moverse con independencia y seguridad obliga a las personas ciegas a apostar cada vez más por una solución ágil y fiable: el perro guía. Atesora un cuidadoso adiestramiento que lo convierte en el mejor instrumento de movilidad de una persona ciega y le otorga la misión de convertirse en los ojos de quien no puede ver.

Por ello, la ONCE creó la Fundación ONCE del Perro Guía (FOPG) el 24 de septiembre de 1990, adoptando el modelo de las escuelas de perros guía europeas y norteamericanas. Una institución que en sus 29 años de historia ha facilitado más de 2.500 perros a las personas ciegas o con discapacidad visual, y que han convertido estos animales en un vecino más al lado de los ciudadanos catalanes. En la actualidad en Cataluña hay 189 perros guía en activo: 156 en Barcelona, ??18 en Tarragona, 14 en Girona y 1 en Lleida.

Las razas de perro guía más utilizadas son labrador retriever, golden retriever, pastor alemán y cobrador de pelo liso. Cabe destacar que las leyes reconocen el derecho de los usuarios a pasear y permanecer, acompañados de su perro guía, en transporte y lugares públicos o de uso público.

Los perros guía y la FOPG son parte de la gran labor social de la ONCE. Una tarea que es posible gracias a la solidaridad de la sociedad mediante la compra de los cupones y otros productos de la Organización que ofrecen sus 2.700 vendedores y vendedoras en Cataluña, todos personas con discapacidad.

* En los casos en que se valore adecuado, como los que son de especial complejidad, en que tanto la ambulancia como el VIR van juntos en el centro sanitario, atendiendo el médico del VIR al paciente dentro la ambulancia.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn