• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Cajas de cambio automáticas y automatizadas. Las cadenas cinemáticas de nuestros nuevos camiones, poco o nada tienen que ver con las de hace unos años. Todas las partes que la integran: motor, ejes y caja de cambios, han recibido una serie de mejoras en todos sus componentes.

Las cadenas cinemáticas de nuestros nuevos camiones, poco o nada tienen que ver con las de hace unos años. Todas las partes que la integran: motor, ejes y caja de cambios, han recibido una serie de mejoras en todos sus componentes.

La velocidad con la que la tecnología avanza nos lleva a desconocer la mecánica que llevamos bajo nuestra cabina. A veces resulta difícil distinguir que tipo de cadena cinemática monta nuestro camión, debido a la automatización de los distintos sistemas que la integran. Ahora con la activación de un pulsador estamos listos para salir a una emergencia, ya no hace ni falta quitar el freno de mano, si nuestro camión está equipado con un sistema electro neumático.  Con las cajas de cambios pasa lo mismo, la automatización a llegado a tal nivel que a veces nos surgen dudas del sistema que equipa nuestro camión. A continuación, vamos a intentar aclarar alguna de las diferencias más importantes para llegar a reconocer que caja de cambios monta nuestro camión.

AUTOMATIZACIÓN TOTAL
La automatización total de las cajas de cambios ya es el presente. Hemos pasado de tener que pedir como extra una caja de cambios automatizada a todo lo contrario. Ahora equipar nuestro camión con una caja manual es la opción. Pero esta opción manual tampoco está disponible en todos los fabricantes de vehículos industriales. Por poner un ejemplo, la marca sueca Volvo Trucks, que es uno de los más importantes fabricantes de vehículos industriales del mundo, ha dejado de fabricar cajas de cambios manuales para sus vehículos industriales. Todos sus camiones salen de sus factorías equipados con cajas automatizadas o totalmente automáticas. Veremos como el resto de marcas no tardarán mucho en eliminarlas de sus catálogos de producto.

CAJAS TOTALMENTE AUTOMÁTICAS O AUTOMATIZADAS
El desarrollo de las cajas de cambios en estos últimos años ha sido espectacular y esto es debido a la incorporación de sistemas de gestión electrónica. Ahora caja de cambios y motor son capaces de compartir información logrando una gestión conjunta impensable no hace muchos años. El resultado es una mejora indiscutible en toda la cadena cinemática.

¿Qué diferencias encontramos entre las cajas de cambios totalmente automáticas y las automatizadas? Lo primero que las diferencia es la forma transmitir el par y la potencia del motor al resto de la cadena cinemática. Mientras que en una caja totalmente automática el nexo de unión entre el motor y la caja es un convertidor de par, en las automatizadas sigue manteniendo un embrague mecánico pilotado automáticamente. Otra de sus diferencias es el propio concepto de partida. El diseño de una totalmente automática no tiene nada que ver con el de una automatizada. Esta última como dice su nombre “automatizada” es el desarrollo y mejora realizado sobre una caja manual a la que se ha ido añadiendo los sistemas de pilotado de las distintas marchas. En cambio, una totalmente automática como las que comercializa Allison, ha sido diseñada desde un primer momento para ser automática. Está presenta una distribución de los engranajes sobre un solo eje axial que recibe el movimiento desde el convertidor de par. Las cajas automatizadas siguen manteniendo la misma estructura que las manuales. Un árbol primario que recibe el movimiento desde el sistema del embrague y, un árbol secundario. En algunas mecánicas podemos disponer de un tercer árbol denominado intermediario.   

En cuanto a cuál de los dos sistemas es mejor para nosotros habría que hacer una clasificación de los distintos vehículos y cometidos. Para vehículos de primera intervención (BUL, BUP, AEA…) las cajas totalmente automáticas como por ejemplo Allison Transmission, tiene una serie de ventajas frente a las automatizadas. Entre ellas cabe destacar la suavidad y la aceleración, siendo esta última la que marca la diferencia con las automatizadas por su diseño mecánico. Otra de las ventajas es su fiabilidad por disponer de convertidor de par en vez de disco de embrague. Con ello nos evitamos tener que cambiar esta parte mecánica tan castigada en nuestros vehículos, debido al tipo de conducción que realizamos. Pero no todo es negativo para las cajas automatizadas, ya que en vehículos más pesados disponemos de una gama de relaciones de cambio más amplia que mejora las cualidades de nuestro motor. Los camiones más pesados como los BNP (bomba nodriza pesada) y los ABA (auto brazos articulados) que se montan sobre chasis cabina de 26 t hasta 32 t, estas cajas automatizadas funcionan a la perfección. Cada marca de vehículos industriales ha desarrollado sus propias cajas de cambios automatizadas y todas ellas con un alto nivel de calidad.  Mercedes Benz nos sorprende con su gama PowerShift ya en su tercera generación. Scania denomina a su caja con el nombre Opticruise. Esta ha recibido en el 2018 una gran mejora en cuanto a su velocidad y rendimiento. MAN Truck & Bus comparte caja con Scania, ya que están integrados en el mismo grupo empresarial Volkswagen. El fabricante sueco Volvo Trucks nombra a su caja estrella como I-Shift, una de las más compactas del mercado y además nos ofrece una amplia gama de posibilidades en ella. Renault Trucks la denomina Optivision que la comparte con Volvo. Iveco Magirus externaliza la caja de cambios y confían en el grupo ZF su desarrollo.

MÁS SEGURIDAD
La automatización trae consigo la necesidad de disponer de una serie de sistemas que nos ayude a realizar maniobras que antes realizábamos con las cajas manuales y el pedal del embrague. Un ejemplo es el sistema de balanceo. Este sistema nos ayuda a liberar el camión si nos quedamos atrapados en una zanja. Él se ocupa del embrague, nosotros solo tenemos que acelerar y soltar el pedal del acelerador. Otras ayudas imprescindibles en estas cajas al no disponer del pedal del embrague es la ayuda de arranque en pendiente muy útil en situaciones de maniobras en rampa.

Como vemos la electrónica comanda totalmente nuestras cajas de cambios y esto nos da pie a poder disponer de paquetes de software específicos para nuestras aplicaciones. A esto se suma los modos de rendimiento diferenciados disponibles: potencia, estándar o fuera de carretera en la misma cadena cinemática. En no mucho tiempo con estos avances no vamos a echar de menos nuestras antiguas cajas de cambios manuales.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn