BUFF 2018
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Si algo es importante en los seis (servicios de extinción de incendios y salvamento), es poder llegar a los puntos donde se está produciendo la emergencia. Aquí, toma gran importancia el diseñar y ajustar el vehículo a la orografía del territorio donde desarrollamos nuestro trabajo. Un reportaje de nuestro colaborador Manuel Rujas, Sargento Conductor de los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid

Si algo es importante en los Servicios de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS), es poder llegar a los puntos donde se está produciendo la emergencia. Aquí, toma gran importancia el diseñar y ajustar el vehículo a la orografía del territorio donde desarrollamos nuestro trabajo.

Actualmente el mercado nos ofrece gracias a los avances tecnológicos, una gran infinidad de posibilidades, para que nuestros vehículos tengan tracción en más de uno de sus ejes. También juega un papel importante la incorporación de la electrónica a los distintos sistemas de tracción 4x4.

Las flotas de vehículos de los SEIS, deben estudiar sus necesidades reales de incorporar vehículos de tracción 4x4. Se entiende que en zonas donde sólo se dispone de uno o dos vehículos, a estos se les dote de la máxima operatividad posible. Con operatividad nos referimos tanto a la parte de chasis-cabina como de superestructura.

La norma EN 1846-1 distingue tres categorías, en cuanto a la capacidad que tienen los vehículos a motor para circular por los distintos tipos de terreno. Las dos que nos interesan son la categoría 2 y 3, ya que la 1 hace referencia a vehículos urbanos. 

Tanto la categoría 2 como la 3 tienen unas características por norma, que los convierten en vehículos con gran capacidad para progresar por todo tipo de terrenos. Su denominación da fe de ello, usando rural para la categoría 2 y todo terreno para la 3.

La categoría 3; todo terreno, está más equipada para desarrollar trabajos fuera de carretera, gracias a la incorporación de bloqueos trasversales. Estos bloqueos consiguen anular los sistemas diferenciales existentes en nuestros ejes, con lo que conseguimos que siempre tengamos tracción sobre el terreno. Otra diferencia entre estas categorías, es la de disponer de un eje trasero con ruedas simples, con el que se incrementa notablemente su comportamiento todo terreno. Estos cambios convierten a nuestro camión en una bomba forestal que progresará perfectamente por los terrenos fuera de carretera.     

Todo terreno
La clasificación todo terreno, hace necesario que nuestro vehículo tenga una serie de características, que le dan la capacidad de moverse sin mayor dificultad, por terrenos fuera de carretera.

Para ello, centrándonos en la parte más mecánica de la tracción, todas las marcas nos ofrecen soluciones para dar a nuestro vehículo esta capacidad 4x4. Uno de las marcas con más prestigio en este campo con su modelo Unimog, es el fabricante alemán Mercedes.  Mucho ha cambiado este modelo en los últimos tiempos, de la utilización de las palancas para activar los bloqueos. Ahora esta activación se realiza por medio de botoneras o conmutadores rotativos situados en el salpicadero que nos ayudan a activar los bloqueos en el orden lógico. Lo que no ha cambiado el Unimog es su poder 4x4 puro, con unos ángulos de entrada y salida muy por encima de lo exigido por la norma.

Su adversario más directo viene firmado por la marca Renault Trucks. El fabricante francés cuenta con el modelo D-14 R 4x4 CCF. Este modelo nos presenta ángulos más humildes pero, son más que suficiente para resolver sin dificultad los fuera de carretera más exigentes. En ambos casos tratándose de vehículos todo terreno, el aporte tecnológico para tratar los sistemas 4x4 facilitan notablemente su utilización. En los dos ejemplos citados la posibilidad de disponer tanto de cambios manuales como automáticos y automatizados, hace que podamos diseñar nuestro camión a las necesidades reales de donde vaya a realizar el trabajo.

Rural
Diseñados para defenderse en todo tipo de terrenos, su finalidad está más pensada para circular por carreteras o pistas transitables. El eje trasero a diferencia del todo terreno que es de ruedas simples, bajo la denominación rural se utiliza el eje simple pero con ruedas gemelas. Este tipo de eje, aporta más estabilidad al circular por carretera.  Bajo esta clasificación la oferta en el mercado es muy variada. Todas las marcas disponen de chasis con todo tipo de tracciones heredadas de las gamas de construcción. Aquí las especificaciones de ángulos de entra y salida son más suaves, pero estos vehículos siguen manteniendo todo su potencial de todo terreno, gracias a la presencia de la tracción 4x4. Una buena opción es la de incluir los diferentes bloqueos de diferenciales, que en ocasiones marcan la diferencia en estos vehículos.

Tipología de sistemas de tracción
Tenemos que tener claro el fin del vehículo que queremos adquirir. No tiene por qué ser solamente 4x4 las bombas forestales tanto ligeras como pesadas o las rurales. Dentro de la clasificación de vehículos contra incendios podemos disponer de algún tipo de tracción en otros vehículos como los tanques, vehículos desagües y demás vehículos que creamos necesario por desarrollar su trabajo en zonas con climatología adversa.

Cuesta decir que los vehículos de categoría N-2 de 3.5 a 12 t y N-3 superior a las 12 t. su eje propulsor es el eje trasero. Por lo que para dar tracción al eje delantero es necesaria una caja denominada caja de transferencia o transfer. Esta caja recibe la potencia de la caja de cambios y se encarga de distribuirla entre el eje trasero y el delantero. Otra de sus funciones incluidas, es la de desmultiplicar normalmente a la mitad, el giro de la caja de cambios. Con esto se consigue más par a menos velocidad.  Esto es lo básico, a partir de aquí se nos abre un mundo de posibilidades:

Tracción total desconectable: este tipo de tracción es la más aconsejable para nuestros vehículos de salvamento. La tracción la podemos activar en las ocasiones en las que es realmente necesaria. Durante el resto del tiempo, funcionaremos como un vehículo 4x2 sin necesidad de soportar una dirección menos eficiente.

Tracción total permanente: Más enfocada para transitar siempre por terrenos difíciles y muy accidentados con el firme poco compactados, en los que se requiere continuamente más tracción. Esta clase de tracción, también es más aconsejable para vehículos que vayan a desempeñar trabajos en invierno o con climatología muy adversa.

Tanto en la tracción total permanente, como la desconectable, es necesario disponer de los bloqueos trasversales de los ejes traseros y delanteros. Además, lo más lógico es disponer en este tipo de vehículos 4x4 de un grupo corto, dentro de la caja de distribución o transfer.

Otra de las posibilidades que nos ofrecen varios fabricantes, es la de instalar un sistema poco conocido pero que lleva más de una década con nosotros. Nos referimos a los sistemas de tracción hidráulica. Tanto MAN Trucks con su sistema “HydroDrive®”, como Mercedes con su “Hydraulic Auxiliary Drive”, nos lo ofrecen dentro de su catálogo de producto. Este tipo de tracciones consisten en unos motores hidráulicos instalados en el buje. Este sistema nos ofrece una solución a los SEIS, que no utilizamos demasiado las tracciones 4x4. Siempre que en nuestro ámbito de influencia existan zonas con una orografía complicada, a la que se puede sumar una época de climatología adversa, nuestros vehículos menos todoterreno siempre tendrán problemas de llegar a la zona de la emergencia, por falta de tracción.

Por poner un ejemplo, para una bomba nodriza pesada de 12.000 litros de agua y que queremos mejorar en ella sus características todoterreno, con la incorporación de un eje con tracción hidráulica, mejoramos notablemente el comportamiento en zonas de baja adherencia, sin perder sus características de carretera.
Estos sistemas hidráulicos de tracción, nos aportan un extra a nuestros camiones. El ahorro en peso es notable ya que la diferencia es de unos 400 kilos, en comparación con la instalación de un eje delantero completo de tracción. Su funcionamiento es autónomo una vez activado. Desactivándose automáticamente al aumentar la velocidad al rango de 30 km/h.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn