• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Hay muchas maneras de clasificar los incendios, según el tipo de combustible, según su tamaño, origen, etc. una de ellas es la de clasificar los incendios según su localización, ya que estos se pueden producir sobre rasante, nivel rasante o bajo rasante. En este reportaje vamos a hablar de estos últimos. Reportaje de Enrique Alvarez, suboficial de bomberos de Madrid.

Un incendio bajo rasante es aquel que se produce en aquel sector en el que los recorridos de evacuación de alguna de sus zonas deben salvar necesariamente una altura de evacuación ascendente igual o mayor que 1,5 m (Código Técnico de la Edificación). A continuación vamos a comentar aquellos incendios  que entrañan mayores riesgos y  dificultades para los SEIS (Servicio de Extinción de Incendios y Salvamentos).

INCENDIOS EN TÚNELES
Las intervenciones en estas infraestructuras, se deben normalmente a incendios de vehículos tanto ligeros como pesados que circulan por el interior de los túneles o incendios en las instalaciones (cuartos técnicos). Las mayores dificultades que encontramos en estas actuaciones son debidas a la gran cantidad de gases generados y a las altas temperaturas que se alcanzan. Por lo que la primera medida de seguridad a tener en cuenta por los equipos de intervención es el empleo del EPI adecuado (Nivel I de protección) y prever un suministro constante de botellas de aire comprimido para los ERA (equipos de respiración autónomo).

La activación de vehículos en este tipo de intervenciones dependerá del que tenga establecido  cada SEIS, siendo el tren de ataque mínimo de una BUP (autobomba urbana pesada) aguas arriba, y otra BUP aguas abajo y un UMC (vehículo de mandos y comunicación).

El orden de  prioridad de los accesos es el siguiente:
- Salidas de emergencias desde el carril de emergencias.
- Salidas de emergencias desde superficie.
- Salidas de emergencia desde tubo paralelo.
- Bocas de acceso de entrada o salida (túneles de escasa longitud).

Las prioridades estratégicas en estos incendios son los rescates y la evacuación de las personas en situación de riesgo y la extinción del incendio. Los primeros rescates se realizaran en la zona de  aguas abajo (zona más afectada por el humo y gases del incendio) y posteriormente aguas arriba (posiblemente zona con mayor ocupación de tráfico).

El control de la ventilación (longitudinal, trasversal, semi-transversal,...) en el interior del túnel,  es una acción prioritaria, debido a que esta nos puede modificar las condiciones del incendio. Hay que contactar lo más rápidamente posible con el Centro de Control para que nos transmitan la información más relevante; estado de la ventilación, el corte de la circulación en el túnel, apertura remota de las puertas de emergencia, señalización especial, etc.

En incendios poco desarrollados se emplearan los sistemas de protección contra incendios de las propias instalaciones (extintores, BIE, columna húmeda, columna seca, etc.).

En incendios muy desarrollados y en función de la envergadura del incendio se valorará la utilización de líneas de ataque de mayor diámetro desde los cuerpos de bomba de nuestros vehículos.

INCENDIO EN GARAJES Y APARCAMIENTOS
El mayor riesgo con el que nos encontramos los servicios de emergencias cuando se produce un incendio en estos lugares es la propagación. Debido a que el combustible de los vehículos aparcados y otros líquidos como el aceite, pueden hacer que el incendio se propague con rapidez.

La activación en estas intervenciones, suele ser de una BUP por el acceso peatonal al garaje o aparcamiento y de otra BUP para que actúe por la rampa acceso, esta es la entrada más comprometida debido a que en esta zona es por donde saldrán más  ases de incendio y humo, por lo que las dotaciones tendrán que entrar con instalación de agua y cuerda guía.

Normalmente, estos lugares carecen de ventilación natural por lo que realizada la extinción del incendio, es preciso aplicar técnicas de ventilación para la evacuación de los humos y gases de incendio que se han generado. El método más efectivo es la ventilación forzada mediante presión positiva, combinada con el sistema de extracción de gases del propio garaje o aparcamiento.

Otro tipo de incendio con el que nos encontramos y que su extinción nos resulta bastante   complicada, son los originados en los aparcamientos robotizados, que debido a su complejidad constructiva y a la configuración de almacenamiento en bandejas de los vehículos aparcados, eleva el riesgo para las dotaciones actuantes. La dificultad en la accesibilidad y por tanto la demora en las labores de extinción hará  que nos encontremos con incendios muy desarrollados. 

INCENDIO EN GALERIAS DE SERVICIO
Las galerías de servicios, también denominadas galerías técnicas, son construcciones generalmente subterráneas transitables que permiten llevar los servicios públicos o privados (agua, electricidad, comunicaciones,…)  a las diferentes zonas de la ciudad. La tipología y la clasificación de las galerías de servicios es muy amplia y variada.

El mayor riesgo en este tipo de intervenciones se debe a las conducciones eléctricas de baja y alta tensión que discurren por el interior, normalmente en bandejas ancladas en las paredes. Aunque los incendios en estas instalaciones son poco frecuentes, cuando se producen, debido a que son recintos de reducidas dimensiones, con poca o nula ventilación, difícil accesibilidad, considerable carga de fuego por unidad de superficie, y gran capacidad emisora de gases de incendio, hacen que resulten muy peligrosos, planteando una problemática compleja para la extinción del incendio.

Las particularidades de los incendios en estas infraestructuras son varias:

Dificultad del acceso. Los accesos al interior de la galería suelen encontrarse muy distantes y poco visibles (tipo trampilla metálica), lo que implica, considerables demoras de tiempo hasta su localización, e interiormente importantes recorridos hasta la zona incendiada.

Existencia de instalaciones de naturaleza variable. Con frecuencia se producirá afectación por el incendio de redes eléctricas de alta tensión, y en consecuencia la existencia de un importante riesgo eléctrico hasta el corte de suministro. Es habitual la existencia de “explosiones interiores”, producto de la descarga súbita de corrientes de alta intensidad.

La elevada cantidad de cableado eléctrico presente, y en algunos casos del aceite de refrigeración asociado, implican una importante carga de fuego por unidad de superficie, que unido a las limitadas condiciones de ventilación y a la propia configuración dimensional del espacio, derivan en la generación de incendios con muy altas temperaturas.

Las limitaciones de ventilación, así como la naturaleza del material combustible presente, llevan asociado la alta generación de humos y gases de incendio de gran opacidad, limitando casi por completo las condiciones de visibilidad interior. Una vez controlado el incendio, esas condiciones hacen difícil la evacuación del humo acumulado, precisando en muchos casos el uso de ventiladores de presión positiva, y la apertura de pozos de bajada de materiales.

Rápida propagación. La inexistencia de compartimentación interior, unido a las corrientes de convección generadas y la escasa ventilación, suelen derivar en incendios que acaban afectando a una importante longitud del trazado de la galería, y que en ocasiones resultan muy complejos de detener.

Dificultad de la extinción. Debido a la existencia de altas temperaturas, la falta de visibilidad, la disposición de servicios que interfieren el libre tránsito, y las reducidas dimensiones de algunas galerías, hace que resulte complicado el avance y por consiguiente la extinción del incendio.

Problemas de comunicaciones. Las comunicaciones vía emisora o teléfono móvil entre interior y exterior se ven afectadas por la propia configuración constructiva de las galerías.

Todos estos incendios que se producen por bajo rasante tienen en común la gran generación de humo y de gases de incendio que dificultan la visibilidad de los equipos de bomberos, por lo que se hace imprescindible el uso de cámaras térmicas tanto para localizar a posibles víctimas como para localizar el incendio.

Las visitas de reconocimiento a estas instalaciones harán que nos familiaricemos con este entorno  y podamos afrontar un posible incendio en estos lugares con mayor seguridad y eficiencia.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn