Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Se trata de un nuevo vehículo contraincendios para mejorar la rapidez y eficacia en sus intervenciones se trata de una autobomba carrozada sobre chasis Iveco Eurocargo.

El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, ha presentado el nuevo vehículo contraincendios que viene a reforzar la flota del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) de Las Palmas de Gran Canaria. Se trata de una nueva Bomba Urbana Ligera, un vehículo de primera intervención que va a permitir a los Bomberos actuar de forma más eficaz y segura cuando tengan que realizar una intervención en el municipio.

En los próximos meses se espera poner en marcha la adquisición de cuatro vehículos más: otras dos bombas urbanas ligeras, un vehículo para actuaciones en altura y otro para rescates. El que ya se incorporó el año pasado es un vehículo nodriza de última generación dotado de un cañón capaz de lanzar agua o espuma a 90 metros.

“Estamos transformado y reforzando la capacidad logística y también procediendo a la renovación de los recursos humanos”, subrayó para lo que, según avanzó Hidalgo, se espera este mismo año poder convocar un total de 31 plazas que vendrán a completar la plantilla del Cuerpo de Bomberos.

Galván explicó también que “este vehículo viene a suplir a otro de este tipo con una antigüedad de 20 años en este servicio”. Esta bomba ligera urbana, que ya se encuentra en servicio, supone una inversión de cerca de 330.000 euros. Unido al vehículo nodriza adquirido en 2016, y que costó 360.000 euros, este Gobierno municipal ya ha invertido cerca de 700.000 euros sólo en renovar la flota del SEIS, compuesta actualmente por 28 camiones coches de distintos tipos y tamaños.

Esta nueva Bomba Urbana Ligera incorpora las últimas novedades en el diseño de un vehículo de primera respuesta, tiene capacidad para seis personas y está diseñado específicamente para las intervenciones de los servicios de incendios y de protección civil.

El vehículo, con chasis Iveco Eurocargo, dispone de una cisterna de agua con capacidad para 3.000 litros, más otros 300 litros de agente espumógeno. La bomba y el sistema de llenado de tanques son automáticos, aportando mayor seguridad en el trabajo con altas presiones de agua y una mayor eficiencia del operador y controlador de la bomba contra incendios.

Cuenta con cinco equipos de respiración con botellas de composite y accesorios; material de rescate (separador, cizalla, corta pedales y linternas); herramientas como escaleras, sierra, cortapernos o caja de herramientas; material de extinción (extintores de varios tipos, bifurcaciones y mangueras); así como herramienta pesada (taladro, motosierra y motodiscos).

También dispone de sistemas de seguridad pasiva para los ocupantes.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn