• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Englobados entre los vehículos especiales, poco a poco se están abriendo paso en las flotas de los cuerpos de bomberos un modelo de vehículo multipropósito. la flexibilidad que nos aporta este tipo de vehículos es muy de tener en cuenta para no dimensionar excesivamente nuestro número de vehículos. Un nuevo artículo de nuestro colaborador, Manuel Rujas, Sargento Conductor de los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid.

Englobados entre los vehículos especiales, poco a poco se están abriendo paso en las flotas de los cuerpos de bomberos un modelo de vehículo multipropósito. La flexibilidad que nos aporta este tipo de vehículos es muy de tener en cuenta para no dimensionar excesivamente nuestro número de vehículos. Por otro lado, la forma de afrontar los siniestros está cambiando, los métodos de actuación y la especialización requiere de este tipo de vehículos mucho más especializados para un tipo de siniestro muy específico.

SISTEMAS MODULARES O MULTIPROPÓSITO
La especialización en los cuerpos de bomberos es constante, de ahí que surgen nuevos equipamientos y materiales que necesitan su espacio físico en unos camiones ya de por si cargados de material y con poco espacio para nuevos equipos. Una de las soluciones sin aumentar nuestra flota es disponer de módulos o contenedores equipados con el material más específico para un tipo de intervención menos habitual.

El sistema de módulos o contenedores lleva ya mucho tiempo entre nosotros para el uso del transporte de mercancías a nivel internacional. Lo que sí es más reciente es la utilización de este formato en los cuerpos de bomberos para equiparlo según nuestras necesidades y dejarlo estático en un parque logístico hasta que sea necesario. Las ventajas que nos presenta este tipo de sistema son varias. Por un lado, evitamos incrementar nuestro parque móvil de una manera innecesaria y de esta manera prescindir de los gastos asociados al mantenimiento de los vehículos.

Solo se necesita unos minutos para acoplar el módulo contenedor al camión portador. A partir de ahí el camión se comporta como un camión tipo carrozado. Eso sí, tenemos la posibilidad de descargar el contenedor a tierra para facilitar el uso del material disponible en su interior.

Todo el equipamiento que nos imaginemos tiene cabida en este sistema modular, no hay límite.  A lo largo de nuestro país tenemos ejemplos que dan fe de ello. La UME es uno de los más incondicionales en la utilización del sistema y lleva unos años incrementando su flota con la adquisición de varios vehículos Renault Trucks C 8x4 con ejes traseros tridem sobre los que puede montar desde una tolva espaciadora de sal para época invernal, a una bomba forestal. Como vemos de este modo estos camiones adquieren una polivalencia en las distintas estaciones del año con lo que se consigue optimizar la inversión realizada. Pero no solo la UME está apostando por este sistema. Cada día son más los que se atreven a carrozar alguno de sus vehículos con equipos de gancho porta contenedores tipo multilift. Multitud de ejemplos salpican nuestra geografía. Uno de los que más me han llamado la atención es el nuevo camión del que dispone bomberos de Dos Hermanas. Este está compuesto por un chasis cabina Renault Trucks que monta un contenedor equipado con un tanque de agua con capacidad para 11.000 litros. Para su impulsión monta una motobomba portátil Magirus. Además, para obtener más polivalencia se le ha añadido una grúa articulada Palfinger 13.501. También hay que destacar lo compacto y maniobrable de este, gracias a que monta un eje trasero arrastrado y direccional. Otro ejemplo parecido al anterior es la última adquisición de Bomberos Forales de Navarra muy parecido al anterior en cuanto al cometido del contenedor. Algo más diferente es el chasis cabina con multilift, porque en esta ocasión monta un eje trasero tandem que creemos que es algo menos ágil que el anterior.

Una parte importante es el vehículo portador encargado de llevar el contenedor a su destino. Si el contenedor es pesado y el conjunto pasa de las 18 t, no nos queda otra que optar por un camión de tres ejes. Si por el contrario estamos por debajo de las 18 t, con unos dos ejes sería más que suficiente. Una buena elección del chasis cabina hará que el conjunto sea más operativo. En esta elección debe primar la maniobrabilidad, ya que lo más habitual en este tipo de camiones es elegir un tres  ejes y equiparlo con doble eje trasero para que nos admita MMA de 26 t. Las opciones que nos ofrecen los fabricantes sobre este eje trasero son variadas. Las más comunes son la doble tracción o 6x4, más indicada para camiones de obra, la 6x2 con un solo eje de tracción y la 6x2 con un eje de tracción y otro con ruedas dirigidas. Este último tiene la ventaja de la maniobrabilidad frente al 6x4.

LOS REMOLQUES
A diferencia de los contenedores, los remolques si llevan una parte rodante que necesita de un mantenimiento mínimo. Aquí podemos distinguir dos tipos de remolques en cuanto a las necesidades de mantenimiento. Los que su MMA sea menor de 750 kg están exentos de pasar la inspección técnica de vehículos. Esto no quiere decir que no se realicen las oportunas revisiones preventivas a las partes rodantes. Con remolque de masas superiores o pesados, ya es obligatorio la inspección técnica. Una de las ventajas más destacables es su transporte, ya que un vehículo ligero es capaz de llevarlo al siniestro sin la necesidad de activar una dotación adicional. Otra opción es montar con él un pequeño tren de carretera enganchándole al vehículo principal. También destacar que, a la hora de operar con él, el material se encuentra a una altura de fácil acceso. Además, hay que tener en cuenta que el vehículo tractor queda liberado para realizar otro tipo de funciones.    

Como en el caso anterior las posibilidades de equiparlo son infinitas, echando un vistazo en las últimas entregas realizadas por los distintos carroceros, encontramos remolques equipados para rescate acuático con una lancha; ventiladores de gran caudal; material para catástrofes con múltiples víctimas; apuntalamientos; mercancías peligrosas; inundaciones; grupos electrógenos; atomizadores etc.  En definitiva, los remolques son una manera más económica de aumentar nuestra capacidad de dar respuesta a los diferentes siniestros sin incrementar demasiado nuestra inversión en vehículos.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn