Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Es fundamental seguir la conducta PAS y no correr riesgos que nos puedan poner en peligro cuando prestamos ayuda.

Tras alertar al 1-1-2, debemos seguir las indicaciones del médico coordinador del SUC hasta la llegada de los recursos sanitarios

Ante un accidente de tráfico es importante ayudar a los heridos, pero también lo es evitar que el primer interviniente se ponga en riesgo. Por este motivo, el Servicio de Urgencias Canario (SUC), dependiente de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, recuerda que ante cualquier accidente de tráfico es importante poner en práctica lo que se denomina la conducta PAS (Proteger, Alertar y Socorrer), clave para actuar de forma adecuada ante cualquier emergencia.

Tras un accidente, lo primero que se debe hacer es señalizar el lugar, para que el resto de los conductores se percaten de lo que ha ocurrido, protegiendo así a los afectados al mismo que hacemos seguro el lugar para nosotros mismos. Seguidamente, se debe alertar al 1-1-2 y contestar con rapidez pero de forma concreta a las preguntas que nos formula el operador de demanda para ubicar correctamente el incidente y conocer con detalle el alcance de la situación, datos fundamentales para proceder a la activación de los recursos que son necesarios para atender la situación de urgencia o emergencia con eficacia.

A continuación, debemos explicar al médico coordinador del SUC, presente en la sala operativa, el estado en el que se encuentran los heridos y las lesiones que presentan según lo que apreciamos externamente, prestando especial atención al nivel de consciencia y su nivel de movilidad, siguiendo las indicaciones prestadas en la teleasistencia mientras acude el personal sanitario al lugar del accidente.

Es importante, no darle alimentos ni bebidas además de tranquilizarlo y acompañarlo, si la zona es segura y no hay riesgo, mientras se espera la llegada de los recursos de seguridad y emergencias. En el caso de que el herido sufra un traumatismo craneal o sospecha de lesión de columna, el SUC recuerda que es vital no moverlo y esperar la intervención de los profesionales sanitarios. No obstante, insiste que es muy importante vigilar constantemente su evolución para cerciorarse de que el afectado puede hablar sin dificultad o si por el contrario se encuentra somnoliento o pierde la consciencia, informando de cualquier cambio inmediatamente al médico coordinador del SUC por si fuera necesario tomar algún tipo de medida complementaria.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn