• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Los bomberos del Consorcio de Extinción y Salvamento de la Región de Murcia estrenan máscaras de intervención y un vehículo jefatura para Los Alcázares. Además, los 15 parques de bomberos contarán con 256 nuevos cascos para mejorar la seguridad, resistentes a altas temperaturas y con recubrimiento ignífugo.

La Región de Murcia ha dotado al Consorcio de Extinción y Salvamento de la comunidad (CEIS) de 300 máscaras de intervención, un coche de jefatura para el parque de Los Alcázares que sustituye a otro vehículo siniestrado durante las intervenciones de la DANA, y 256 nuevos cascos de protección. La inversión total entre material y vehículo asciende a 247.500 euros.

La consejera de Transparencia, Participación y Administración Pública, Beatriz Ballesteros, asistió hoy, en el parque de bomberos de Molina de Segura, a la presentación de estos nuevos materiales, que mejorarán la seguridad de los trabajadores y la eficacia de su labor. “La compra de estos materiales se debe a la necesidad de reforzar los equipos de protección individual (EPI) que usan los bomberos en las situaciones más complicadas y de dotar a los efectivos de los medios más avanzados y actualizados en el ámbito de la seguridad”, explicó Ballesteros.

Las máscaras de intervención están preparadas para incendios en interiores y fuegos industriales, así como intervenciones con productos químicos, con gas y todas aquellas situaciones que puedan presentarse con alto riesgo con temperaturas extremas, peligros por golpes o rasgaduras graves. Se trata de unas máscaras de alta calidad, con un ángulo de visión de 180 grados, y resistencia al ozono superior a los neoprenos tradicionales, con fácil adaptación del equipo de respiración.

Asimismo, se realizó la entrega de un vehículo de jefatura, modelo ‘Nissan Navara’. Se trata de un 4x4 todoterreno de doble cabina con enganche de remolque, con toma de aire elevada del propulsor (snorkel) que protege el interior y el motor een caso de inundaciones. También cuenta con estriberas laterales para sujeción de personas en el exterior, cabrestante delantero con soporte de 3.600 kilos, puente de luces led en color azul con dos módulos laterales, altavoz y amplificador de sirena.

A estas adquisiciones se suman los 256 nuevos cascos de intervención que ya están repartidos por los 15 parques de bomberos. Se trata de un equipamiento que cumple con los más altos estándares de calidad y seguridad para una mejor prestación de su trabajo. Están fabricados con material termoplástico resistente a altas temperaturas y con recubrimiento ignífugo. Además, están preparados para la absorción de impactos, contienen un arnés perimetral de ajuste, poseen un almohadillado interno acolchado y un ajuste de ángulo frontal que garantiza una posición óptima de máscaras respiratorias.

Con ellos podrá actuar en situaciones de peligros mecánicos, térmicos, químicos y eléctricos, e incorporan una fijación externa para acople de linternas, permitiendo una mayor visibilidad en las intervenciones. Cuentan con pantalla facial externa con baño dorado y recubrimiento anti-rayado, pantalla ocular interna, luz de posicionamiento integrada a ambos lados del casco, protector de nuca aluminizado y zócalos internos para acoplar sistemas de comunicación.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn