Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Seis nuevos vehículos del parque, que ya cuenta con una flota de 131 vehículos, gracias a una inversión de 700.000 euros.

La consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia del Gobierno foral, María José Beaumont, ha presentado en el Parque de Cordovilla los seis nuevos vehículos con los que cuenta el Servicio Navarro de Bomberos, que extiende su flota a 131 vehículos tras una inversión de 700.000 euros. La mayoría se podrán utilizar en la campaña forestal estival que iniciará este martes su despliegue gradual con el objetivo de repetir los buenos datos obtenidos en la campaña invernal.

La adquisición de mayor coste -superior a los 300.000 euros- es la de un vehículo autobomba nodriza carrozada sobre chasis Scania con una cisterna de 10.300 litros para abastecer al resto de autobombas que están en cada intervención y que cuenta con un peso máximo autorizado de 26 toneladas. Asimismo, se han adquirido dos furgonetas para transporte de personal Mercedes-Benz Vito, tanto para relevos en incendios como para transporte para cursos de formación, una ambulancia de soporte vital avanzado sobre chasis Nissan NV400 y dos autobombas forestales sobre chasis Mercedes-Benz pesadas con cisternas de 3.500 litros, que permitirán que en varios de los doce parques haya más de un vehículo de este tipo.

De esta forma, el parque de vehículos alcanza 131 unidades y queda compuesto por cinco cisternas, 38 autobombas, 54 vehículos para transporte de personal, 13 ambulancias, cuatro autoescaleras y 17 vehículos especiales (siete de asistencias técnicas, químicas o rescate, dos de rescate acuático, dos puestos de mando avanzados, dos de transporte material y auxiliares, dos de formación, una de comunicaciones y una grúa).

800 efectivos, en verano
El Gobierno de Navarra dará comienzo su campaña estival contra incendios forestales el 6 de junio, una semana más tarde que el año pasado por la diferente meteorología de esta primavera.

De este modo, este miércoles se incorporarán los primeros efectivos de refuerzo en los parques comarcales de bomberos de Tudela, Peralta y Lodosa, así como una de las dos brigadas helitransportadas. Posteriormente, el 13 y el 20 de junio llegará el personal adicional a los parques de Cordovilla (Galar), Tafalla, Estella y Sangüesa, junto con la segunda brigada helitransportada.

El refuerzo estará completado con 150 auxiliares contratados específicamente para este fin, con la novedad este año del crecimiento de conductores o conductoras auxiliares, por su carácter polivalente en 15 personas hasta sumar 63 frente a 87 peones auxiliares.

El personal dedicado a la campaña alcanza los 800 efectivos, contando los 400 bomberos, una vez que en agosto se incorporen 15 provenientes de la última OPE que están finalizando el curso de formación actualmente, las 150 personas contratadas específicamente y las 135 voluntarias. Al despliegue, hay que sumar 110 guardas forestales y 8 personas técnicas de la Dirección General de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

En cuanto a medios materiales, se contará con tres helicópteros, un avión de carga en tierra en la base de Noáin que aporta el Estado, 43 vehículos autobombas, entre ellas cinco cisternas, y 54 vehículos para el transporte de personal, además de la maquinaria forestal aportada por Medio Ambiente para ayudar en las labores de defensa del operativo de extinción en caso de incendios importantes.

El retraso de la campaña estival está motivado por el análisis realizado desde el Departamento de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia sobre el seguimiento de varios modelos meteorológicos, las predicciones de precipitación y temperatura, la valoración de la lluvia registrada en los últimos meses, la humedad del suelo y el estado del cereal, en este último caso con la información facilitada desde el Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local.

Así, se ha visto que la precipitación acumulada en todas las estaciones meteorológicas automáticas del Gobierno de Navarra se encuentra durante este último año por encima de la media en unos 100 litros aproximadamente, a excepción de la estación de Ujué, que está en parámetros similares a años anteriores.

Las precipitaciones acumuladas durante el año y las bajas temperaturas registradas en esta primavera han propiciado que se retrase la recolección del cereal en la Ribera y en zonas de Tierra Estella y de la Navarra Media, lo que también motiva el retraso del inicio de la campaña, ya que la utilización de maquinaria agrícola en la recolección del cereal implica un alto riesgo de incendio.

Buena campaña invernal
Por otra parte, la campaña invernal de prevención y extinción de incendios forestales no ha presentado grandes problemas, tanto en número de incendios como en superficie afectada y en quemas prescritas, ya que muchas no han sido posibles ejecutar.

De hecho, es el tercer año con menor superficie afectada en la última década detrás de las campañas de 2013 y de 2016. La comparación con el último año, el peor de la década, resulta esclarecedora, ya que se han quemado 274,36 hectáreas de superficie forestal frente a las 1.153,74 Ha en 2017; 9,6 Ha agrícolas frente a las 60,5 del año anterior, y 9 quemas controladas, con 60,5 Ha quemadas, frente a 31 quemas y 318,5 Ha afectadas la temporada invernal anterior.

Se contará con tres helicópteros, un avión de carga en tierra en la base de Noáin que aporta el Estado, 43 vehículos autobombas, entre ellas cinco cisternas, y 54 vehículos para el transporte de personal, además de la maquinaria forestal aportada por Medio Ambiente para ayudar en las labores de defensa del operativo de extinción en caso de incendios importantes.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn