Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

La retirada de enjambres de avispas o abejas de zonas de gran altura, espacios confinados... necesitan la intervención de los servicios de emergencia. Un nuevo artículo de nuestro colaborador, Enrique Álvarez, Suboficial de Bomberos de Madrid.

En este artículo vamos a centrarnos en las actuaciones causadas por la abeja doméstica o abeja melífera (Apis Mellifera) que al ser considerados animales beneficiosos como “ganado semoviente” productivo, están protegidos. La activación en primera respuesta es de un vehículo auto-bomba urbano ligero (BUL) y en segunda respuesta, se activa el vehículo especial para actuaciones con abejas con el equipamiento necesario.

Las actuaciones de los Servicios de Extinción de Incendios y Salvamentos (S.E.I.S.) en las ciudades son muy variadas (incendios, accidentes de tráfico, aperturas de puertas, daños en la construcción, rescates, etc.) pero existen otros incidentes, que aunque no son muy frecuentes, en determinadas estaciones del año, como por ejemplo en primavera, originan un incremento en los avisos a estos Servicios. Se trata de las intervenciones por himenópteros.

Los himenópteros forman uno de los mayores órdenes de insectos, en el que se incluyen alrededor de 200.000 especies, siendo los más comunes en nuestro entorno, las hormigas, los abejorros, las avispas y las abejas.

Aunque en un principio, la mayor parte de las actuaciones por la presencia de himenópteros no revisten gravedad y las realizan los servicios municipales a través del departamento de control de vectores, hay situaciones, como la retirada de enjambres de avispas o abejas de zonas de gran altura, espacios confinados, o que por su localización afectan a colectivos de especial protección (colegios, hospitales, residencia de ancianos, etc.) que obligan a alertar a los Servicios de Emergencia al disponer de los recursos necesarios para acometer la intervención y evitar así el riesgo para las personas.

En este artículo vamos a centrarnos en las actuaciones causadas por la abeja doméstica o abeja melífera (Apis mellifera) al ser considerados animales beneficiosos, como “ganado semoviente” productivo, están protegidos.

Las abejas se organizan en colonias o enjambres y mantienen comportamientos gregarios definidos. Dependiendo de la época del año las abejas obreras provocan el relevo de las abejas reinas viejas por otras más jóvenes. Es entonces cuando la reina depuesta es expulsada del panal y parte hacia un nuevo lugar a establecerse. En el viaje realizan paradas en lugares habituales pero en otros casos lo hacen en lugares insólitos, que a veces pueden crear una alarma social teniendo que ser movilizados los Servicios de Emergencia.

La activación en primera respuesta es de un vehículo Auto-bomba urbano ligero (BUL). El Jefe de Intervención, a su llegada, recabará toda la información necesaria y realizará un reconocimiento visual, para comprobar si se trata de avispas o de abejas. En el caso de avispas, aunque es un animal considerado beneficioso, el procedimiento a seguir es la eliminación del avispero, utilizando las técnicas y los medios más adecuados. Si se trata de abejas, comprobaremos si es un enjambre establecido o no. Un enjambre de abejas en el exterior (arboles, farolas,..) o en fachadas, posiblemente sea un enjambre no establecido (masa de abejas visible que se forma espontáneamente).

Si por el contrario se encuentran en el interior de una edificación y las abejas llevan varios días entrando y saliendo, lo más probable que se trate de un enjambre establecido. Una vez que hemos comprobado que se trata de abejas, aplicaremos el Procedimiento Operativo, que nuestro servicio tenga establecido para este tipo de intervenciones.

En segunda respuesta, activaremos el vehículo especial para actuaciones con abejas, el cual nos proporcionará todo el equipamiento de protección personal, material necesario y cajas de apicultura.

 

Actuación en un enjambre no establecido
Para un enjambre no establecido (sin cera), el método de actuación consistirá inicialmente en equipar nos con protección apícola y marcar una zona de seguridad de unos 20 metros (zona caliente).
Posteriormente introduciremos el enjambre en una caja "caza-enjambres" (sin los cuadros de cera), situando esta, lo más cerca posible de donde se encontraba ubicado el enjambre, y esperaremos un tiempo prudencial para intentar que todas las abejas entren en la caja por la piquera (agujero o abertura que hay en las colmenas para que las abejas puedan entrar y salir). Finalmente cerraremos la caja "cazaenjambres" y la trasportaremos a un apiario o un lugar habilitado para la recogida de estos animales (Real Decreto 542/2016, de 25 de noviembre, sobre normas de sanidad y protección animal durante el transporte).

Actuación en un enjambre establecido
Cuando nos encontremos con un enjambre establecido con cera (colmena) que puede albergar hasta 70.000 individuos, las primeras acciones a realizar serán la colocación de los equipos de protección apícola por parte de la dotación actuante y el desalojo de la zona afectada. A continuación con un ahumado con anestésico adormecedor, tranquilizaremos a las abejas, y las barreremos con un cepillo. De este modo, podremos extraer con mucho cuidado la cera intentando no dañar a las crías y la depositaremos en la caja "caza-enjambres". A continuación, abriremos la piquera de la caja y la colocaremos lo más cerca posible a la ubicación anterior de la colmena con la tapa cerrada. Si la intervención se desarrolla en una zona interior, precintaremos la puerta de entrada a la zona donde se encuentra el enjambre y abriremos las ventanas. Finalmente pasada una hora después del anochecer, se cerrará la piquera del "caza-enjambres" y transportaremos la caja a un lugar habilitado para su recogida.

En otras situaciones, tendremos que trabajar en aleros, cubiertas y otras zonas de difícil acceso por lo que será necesario el uso de auto escaleras para resolver la intervención. Y en otras, en las que no es posible el emplazamiento de estos vehículos, tendremos que utilizar técnicas de trabajo en altura para acometer la actuación. Teniendo siempre especial precaución con líneas o instalaciones con tensión eléctrica, en la ubicación o en las proximidades del enjambre.

Para localizar una colmena, en ocasiones, hay que realizar calas en muros o cerramientos por lo que es aconsejable el empleo de un videoscopio, el cual nos permitirá visualizar la localización exacta y causar los menos deterioros posibles. Si para la retirada de un enjambre hay que causar daños importantes en la edificación, se valorará, si se procede a la eliminación de la colonia mediante el sellado del hueco o la fumigación.

Intervenciones con accidentes de tráfico
Otras de las intervenciones con las que nos podemos encontrar los Servicios de Emergencias son los accidentes de tráfico en los que se ven involucrados los vehículos que trasportan colmenas de abejas. Aunque no son frecuentes, cuando se producen son considerados graves y obligan a adoptar a los equipos que intervienen una estrategia defensiva.

La primera actuación será la zonificación de la zona, marcando como zona caliente unos 75 metros y zona templada 100 metros. La dificultad en este tipo de intervenciones es debida principalmente a la existencia de víctimas y posiblemente a abejas sueltas en estado agresivo.

Totalmente equipados, se procederá al rescate de las víctimas. Si hay abejas sueltas que dificultan el salvamento realizaremos una instalación de 25mm de alta presión y por medio de agua pulverizada controlaremos a las abejas, a la vez, que protegeremos a las víctimas con mantas para que las picaduras no agraven su estado. En el caso de que la intervención se realice por la noche, podremos dirigir a las abejas, por medio de un foco encendido, a la zona más favorable.

Posteriormente, equipados con trajes de apicultura, rescataremos las colmenas que estén en buen estado y las que estén rotas las sellaremos con cinta adhesiva, colocándolas fuera de la calzada hasta que puedan ser trasportadas a una zona habilitada para la recogida.

Seguridad
Debido a que estas intervenciones nos son habituales y al riesgo que conlleva una inadecuada manipulación de un enjambre, es necesaria la planificación de la maniobra de extracción y que el personal que vaya a acometer este tipo de actuaciones cuente con el equipamiento necesario así como la formación especializada que se requiere.
 

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn