Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

El organismo autónomo podrá cumplir así con el cometido de prestar servicio a más del 98% de Álava en un tiempo inferior a los 25 minutos.

La Diputación Foral de Álava ya tiene la piedra angular del servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento. Y es que ya se ha inaugurado el Parque Central de los Bomberos Forales de Álava, la última infraestructura necesaria para poder ofrecer un servicio de garantías 24 horas a todo el Territorio Histórico. “Se trata de un elemento clave para garantizar la seguridad de los alaveses y alavesas y significa la consecución de uno de los principales objetivos de la legislatura”, ha señalado el diputado general, Ramiro González, antes de visitar por primera vez un edificio que ha costado algo más de 1.800.000 euros y que ha tardado prácticamente un año en levantarse.

De esta forma, los Bomberos Forales de Álava ya tienen la pieza necesaria para dar cobertura adicional a todas las Unidades Comarcales de Extinción de Incendios y Salvamento (UCEIS) así como a cubrir las necesidades del área central del territorio, reforzando incluso el servicio prestado por el parque de Vitoria-Gasteiz. “El organismo autónomo podrá cumplir así con el cometido de prestar servicio a más del 98% de Álava en un tiempo inferior a los 25 minutos”, ha añadido el diputado general. Precisamente para asegurar este objetivo se ha elegido la ubicación y las buenas comunicaciones del municipio de Iruña de Oca. Su Ayuntamiento contaba, además, con una parcela en el Polígono los Llanos apta para ello, que fue cedida de forma gratuita a la Diputación.

Instalaciones

El nuevo edificio cuenta con dos plantas, la baja con 1.291 metros cuadrados y la planta superior con 523 m2. En la inferior se encuentran los vestuarios, el gimnasio, un aula de formación, el vestuario de ropa de intervención, varios almacenes, entre otros, además del amplio garaje en el que los nuevos vehículos específicos de bomberos adquiridos durante estos meses. Ahí compartirán espacio con la ambulancia de Osakidetza, cuyos ocupantes también dispondrán en esta planta baja de una oficina y de una habitación.
La planta primera, unida a la baja a través de escaleras, ascensor y también a través de un gran tobogán, es donde se sitúan las habitaciones, la sala de estar/comedor, un almacén de ropa más y las oficinas y salas de reuniones, además del despacho del jefe de servicio.

Sobre Fernando Martínez de Ilarduya

Además, la jornada ha servido para descubrir el monolito que ya luce en la parte frontal del Parque Central Fernando Martínez de Ilarduya y que se ha levantado en honor de este último. La Diputación ha querido rendir homenaje al que fuera responsable del servicio durante la puesta en marcha del mismo y que falleció “poco antes de que pudiera completarse el objetivo de profesionalizar completamente a los bomberos forales y por el que había trabajo de manera concienzuda” ha recordado el diputado general.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn