• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Se trata de un proyecto que busca mejorar la atención de los pacientes con ictus. El personal de las ambulancias recibe formación específica para dar una rápida respuesta al enfermo y alertar al centro sanitario de destino.

El Servicio de Urgencias Canario (SUC) y los hospitales canarios participan en el Proyecto Angels, cuyo objetivo principal es reducir el tiempo de asistencia en los pacientes que sufren un ictus, teniendo en cuenta que una rápida atención aumenta las probabilidades de sobrevivir a la enfermedad y disminuye sus secuelas.

Para ello, se está llevando a cabo un plan de formación dirigido a todos los profesionales sanitarios del ámbito de la atención prehospitalaria y hospitalaria que se tienen que enfrentar a este tipo de patologías. El fin que persigue esta formación es doble: por un lado, enseñar al personal sanitario de las ambulancias a realizar un rápido diagnóstico del accidente cerebrovascular que permita iniciar cuanto antes su tratamiento y, por otro, poner en alerta al centro hospitalario especializado en este tipo de patología para que la atención hospitalaria del paciente sea inmediata en cuanto llega al centro.

En total, ya se han formado 115 profesionales en Gran Canaria y Fuerteventura, a los que se añadirán los beneficiados en las jornadas que se impartirán en Lanzarote el 10 y 12 abril. Asimismo, en Tenerife han participado más de 100 profesionales y está previsto que la formación continúe próximamente en los hospitales de la Palma, La Gomera y El Hierro, incluyendo al personal sanitario de ambulancias del SUC y del ámbito de la atención prehospitalaria.

El proyecto Angels, al que ya se han sumado más de 1.000 hospitales de Europa, pretende crear una comunidad global de centros y hospitales especializados en accidentes cerebrovasculares que trabajan todos los días para mejorar la calidad del tratamiento para cada paciente.

Durante la formación, los profesionales aprenden a distinguir los aspectos básicos de dicha enfermedad; conocer el Código Ictus en su área de actuación y cuáles son los tratamientos más adecuados; las escalas de valoración neurológica para el Ictus; las pautas básicas de actuación en las ambulancias ante esta patología y la importancia de la pre-notificación al centro hospitalario correspondiente.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn