Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

El ensayo consistió en un simulacro de intensas lluvias con un incremento de los caudales y la superación del límite de capacidad de la presa de La Cabezuela, lo que provocaría un posible desbordamiento del canal de la Veguilla.

Valdepeñas vivió en la mañana del sábado un simulacro de inundación en el que participaron participado 150 efectivos, 28 vehículos y cuatro ambulancias, con el objetivo de ensayar el protocolo de actuación ante una situación de emergencia, coordinándose el Plan Territorial de Emergencia Municipal con el plan de ámbito autonómico.

“Este simulacro nace de la memoria herida de un pueblo que ha sufrido lo que no fue un ensayo sino tragedias continuadas en el tiempo”, declaró el alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín, rememorando las inundaciones que ha sufrido la ciudad en los últimos años e históricamente la del 1 de julio de 1979, en la que fallecieron 22 personas. En este sentido indicó que “el dinero invertido en enterrar colectores que eviten este tipo de inundaciones puntuales puede no ser tan puntuales, ya que me dicen que esa puntualidad con el cambio climático cada vez es más asidua”.

Por su parte el director general de Protección Ciudadana, Emilio Puig, resaltaba que con estos ejercicios se pretende “mejorar y poner en práctica la coordinación y la colaboración que tiene que haber entre todas las administraciones, ya que en las emergencias no tienen que haber colores más que los distintos colores que vemos hoy aquí, de los distintos recursos que intervienen en situaciones de emergencia”. Por ello indicó que con ello “ponemos en práctica los protocolos, procedimientos y las capacidades de actuación de los distintos recursos ante las emergencias que se pueden producir”.

Diferentes escenarios

Las maniobras se realizaron durante toda la mañana. El ensayo consistió en un simulacro de intensas lluvias con un incremento de los caudales y la superación del límite de capacidad de la presa de La Cabezuela, lo que provocaría un posible desbordamiento del canal de la Veguilla.

Los escenarios en los que llevaron a cabo los ejercicios fueron el levantamiento de un puesto de mando junto al Teatro Auditorio Municipal, la evacuación de un centro público y un centro de mayores, con la instalación de un albergue de damnificados.

También se simularon tareas de achique y extracción de lodos, el derrumbamiento de una vivienda con tareas de búsqueda y rescate, la intervención en un coche arrastrado por la corriente y los trabajos en un centro de trasformación de energía eléctrica inundado. Además, se realizó un simulacro de peligro por contaminación, al resultar afectada por las ficticias inundaciones una empresa de productos fitosanitarios y químicos.

En el dispositivo participaron 150 efectivos, 28 vehículos y cuatro ambulancias del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), Policía Local, Policía Nacional, Guardia Civil, seis agrupaciones de Protección Civil, Cruz Roja, Bomberos, agentes Medio Ambientales, personal técnico de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG), Unión Fenosa y del 112, entre otros.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn