PANTER VIBATECH WEB
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Los servicios de prevención, extinción de incendios y salvamento emplean sistemas de corte térmico y exotérmico para realizar sus labores con éxito. Un reportaje de Enrique Álvarez, suboficial de bomberos del Ayuntamiento de Madrid.

Hay determinadas intervenciones en entornos urbanos como hundimientos, accidentes aéreos, ferroviarios, etc. que, aunque esporádicos, cuando se producen es necesario el empleo de equipos especiales que permitan a los cuerpos de bomberos cortar y perforar todo tipo de estructuras metálicas para realizar las labores de rescate y salvamento con éxito.

A continuación, vamos a comentar qué equipos de corte térmico y exotérmico deben disponer los SPEIS (Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamentos) para perforar y cortar cualquier tipo de estructura.

EQUIPO DE OXICORTE

El oxicorte es un proceso de corte térmico que consiste en el calentamiento previo de la pieza a cortar y aplicación posterior del oxígeno con soplete, dando lugar a un proceso químico en el que intervienen diversas variables: tiempo, temperatura, productos de reacción, etc.

Para realizar trabajos de oxicorte, inicialmente, tendremos que aplicar una llama de calefacción (producida por el oxígeno y gas combustible como el acetileno, hidrogeno, propano, etc.)  para elevar la temperatura del acero hasta el punto de ignición y trasmitir calor a la superficie de la chapa para mantener el equilibrio térmico, eliminando la capa de oxido, escoria, etc., favoreciendo así el corte. Posteriormente aplicaremos el chorro de oxígeno, que es el que realiza principalmente la acción de corte.
El oxicorte se aplica, fundamentalmente, en aquellas situaciones en las que hay que cortar elementos de hierro dulce y aceros de baja aleación. No es posible el corte de acero inoxidable, aceros de alta aleación y fundiciones, tampoco el aluminio, pues se funde en el precalentamiento y el cobre, que tiene un coeficiente conductibilidad térmico muy alto, no resultando útil.

Los componentes del equipo son: botella de oxígeno, botella de gas combustible, reductores de presión, tubos de conducción y soplete.

EQUIPO DE CORTE POR PLASMA

El proceso de corte por plasma consiste en la acción de térmica y mecánica de un chorro de gas que, al pasar por una cámara, se ioniza en contacto con un arco eléctrico establecido entre electrodo (negativo) y la pieza a cortar (positivo), transformándose en plasma a gran temperatura (del orden de 20.000°C) y gran velocidad, lo que permite fundir el material a cortar.

Las aplicaciones en los cuerpos de bomberos son muy variadas, ya que puede cortar con mucha precisión cualquier material metálico conductor de la electricidad, y más especialmente el acero estructural, inoxidables y metales no férricos (cobre, aluminio. níquel, etc.). El equipo consta de un generador de alta frecuencia alimentado por energía eléctrica, distribuidor de gas y antorcha de plasma.  

El proceso de corte por plasma opera en un nivel energético muy superior al del oxicorte, lo que permite mayores velocidades de corte y además tiene la ventaja de iniciarse inmediatamente, sin necesidad de precalentamiento. El inicio instantáneo resulta especialmente ventajoso en aplicaciones que implican interrupción del corte, permitiéndonos cortar espesores de hasta 25 milímetros.

EQUIPO DE CORTE CON LANZA TÉRMICA

El proceso de corte exotérmico con este equipo consiste en calentar la punta de un electrodo ultra térmico (lanza) mediante una fuente de energía exterior (llama de un soplete de oxicorte o con una resistencia eléctrica) hasta alcanzar su temperatura de inflamación, abriendo posteriormente el paso del oxígeno (presión de trabajo entre 4 y 7 kg/cm2) a través de la antorcha. En cuanto el flujo de oxígeno comienza, reacciona con el material del electrodo, dando como resultado del proceso la generación de una alta temperatura en la punta de la lanza, generando el calor suficiente para mantener la reacción. Es un equipo que tiene la capacidad de fundir el acero, penetrando en prácticamente cualquier material gracias a la temperatura alcanzada (superior a 3000°).

Puede cortar los materiales más resistentes, como los aceros dulces y sus aleaciones, hierro fundido, metales no férreos, escoria y materiales refractarios, aun cuando se encuentren con óxido, barro u otra corrosión.

Las aplicaciones son muy variadas, ya que nos permite cortar tuberías, acero estructural, módulos tipo New Jersey, etc. Este equipo también nos permite cortar y perforar rápidamente y sin vibraciones grandes secciones de hormigón y muros de ladrillo, siendo este un factor determinante para el uso de la lanza térmica en los trabajos de rescate y salvamento en los hundimientos y terremotos.

El corte con lanza térmica se realiza usando la técnica de arrastre, que consiste en arrastrar la lanza en la dirección del corte con una inclinación de entre 45° y 90°. Para perforar, es recomendable emplear electrodos de gran longitud (6,4mm x 1117mm). Se debe trabajar perpendicular a la pieza y realizar movimientos circulares hasta penetrar en el material.

El equipo se compone de: lanza (tubo hueco de acero dulce relleno de varillas de hierro), porta lanza o antorcha, mangueras, reductor de presión y oxígeno.  Las ventajas que tiene este equipo frente a otros sistemas de corte son la sencillez en su uso, además, el equipo nos permite llegar a lugares de difícil acceso y la más importante: puede ser utilizada bajo el agua y el lodo.

SEGURIDAD CON LOS EQUIPOS DE CORTE

Debido a la energía generada, empleo de gases y electricidad, en la utilización de estos sistemas de corte se pueden producir incendios, explosiones y descargas eléctricas. Es importante seguir todos los procedimientos de seguridad cuando estemos usando estos equipos para evitar accidentes. Los efectos principales que se deben considerar para la prevención de los posibles riesgos son:

Calor: todas estas operaciones de corte producen niveles altos de calor radiante, así como chispas fundidas y escoria. Debido a esto, los operadores deben llevar siempre guantes y ropa de protección térmica (traje de intervención, chaquetas o delantales de cuero, trajes aluminizados) así como caretas y cascos protectores.

Proyección de partículas: ciertos combustibles pueden ser alcanzados por las chispas voladoras, escoria caliente, etc. y causar incendios. Es importante tener un extintor en la zona de corte, para su uso por si fuera necesario.

Humos, gases y vapores: estos provienen de los productos de volatilización del metal y sus recubrimientos (pintura, grasa, etc.) en el proceso de corte o perforación. Debido a la gran cantidad de vapores que se pueden generar, debemos buscar lugares bien ventilados. Si este trabajo debe ser hecho en el interior de un edificio, recinto o espacio confinado, utilizaremos equipos de protección respiratoria.

Radiación ultravioleta e infrarroja:  la exposición a los trabajos de corte sin protección óptica puede causar conjuntivitis, lesiones en la retina y pérdida de capacidad visual. Utilizaremos un escudo facial y lente filtradora para protección contra rayos UV e infrarroja.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn