PANTER VIBATECH WEB
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

La siniestralidad debida a los diagnósticos de enfermedad profesional continúa en claro ascenso. Las transformaciones tecnológicas, las nuevas formas de organizar el trabajo y el creciente envejecimiento de las plantillas en las empresas provocan nuevos desafíos.

Un año más el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST), O.A., M.P elabora y publica el “Informe sobre el Estado de la Seguridad y Salud Laboral en España”, que este año 2022 corresponde a 2019 y que se ha confeccionado con la colaboración de las principales Instituciones públicas relacionadas con la seguridad y salud en el trabajo.

Este informe tiene por objetivo conocer el estado de situación en el que se encuentra nuestro país en materia de prevención de riesgos laborales, con el fin de identificar los aspectos en los que hemos mejorado y aquellos en los que tenemos que seguir trabajando para reducir las cifras de siniestralidad. El informe es fiel reflejo de uno de los principios de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, que mandata la coordinación entre Instituciones. Y se hace posible gracias al trabajo de los distintos colaboradores que lo conforman, a quienes queremos agradecer, desde este Instituto, su inestimable participación.

En 2019 el índice de incidencia global de los accidentes de trabajo en jornada ha continuado su estabilización, deteniendo así su comportamiento alcista de los años anteriores. No obstante, el presente informe incluye una novedad importante: la incorporación de los trabajadores/as autónomos/as en la población de referencia como consecuencia de que, a partir del 1 de enero de 2019, la cobertura específica de accidentes de trabajo por la Seguridad Social para los afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos pasó a ser obligatoria con carácter general. Por ello y para facilitar la comparabilidad con informes anteriores, en esta ocasión se presentan por separado los accidentes de trabajo de los trabajadores/as asalariados/as y de los trabajadores/as por cuenta propia.

En cuanto a la distribución de los accidentes, sigue mostrando las tradicionales diferencias por sectores, divisiones de actividad, edad y género. Por otra parte, la siniestralidad debida a los diagnósticos de enfermedad profesional continúa en claro ascenso como consecuencia, en parte, de un mejor conocimiento de su causalidad. Ello nos permite adecuar mejor las actividades preventivas para su control. A su vez, las transformaciones tecnológicas, las nuevas formas de organizar el trabajo y el creciente envejecimiento de las plantillas de las empresas provocan nuevos desafíos que hay que afrontar para garantizar una protección suficiente de la seguridad y salud de la población trabajadora, en particular, a causa de una mayor incidencia de trastornos musculoesqueléticos y de problemas de salud mental ocasionados por el trabajo. Este gran reto que se nos presenta solo podemos abordarlo con la fuerza de una acción compartida entre las instituciones y las organizaciones empresariales y sindicales. El marco de estas acciones lo constituye la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2015-2020.

Durante 2019 comenzó el desarrollo del Tercer Plan de Acción 2019- 2020, con el que concluye la citada Estrategia. Este informe presenta, como cada año, además de los datos más relevantes que nos permiten hacer un seguimiento de la situación de la exposición a los riesgos laborales en España, un pormenorizado balance de las acciones de las instituciones estatales y autonómicas, encargadas de la regulación, la vigilancia y control, el estudio y la promoción, y de los órganos de participación institucional. Proporciona, por ello, un conocimiento global y detallado de los retos a los que se enfrenta la prevención de riesgos laborales.

Accidentes laborales en España

Según epdata un total de 334 trabajadores fallecieron en accidente laboral en el primer semestre de 2021, 20 menos que en el mismo periodo de 2020, lo que implica un descenso en valores relativos del -5,6%, según datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social publicados este viernes, 13 de agosto de 2021.

De estos fallecimientos, 277 se produjeron durante la jornada de trabajo, 16 menos que en el mismo periodo de 2020, lo que supone un descenso porcentual del -5,5%. Los 57 accidentes mortales restantes registrados fueron siniestros 'in itínere' (los que se producen en el trayecto de casa al trabajo y viceversa), 4 menos que en el mismo periodo del año pasado (-6,6%).

ASEPAL y el Clúster Nacional de Equipos de Protección Individual

La Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual (ASEPAL) espera tener un papel “fundamental” en el futuro clúster nacional de EPI que promueve el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo (MINCOTUR) para que las empresas del sector ganen más peso y competitividad tanto a nivel nacional como internacional. La patronal -que representa al 90 % de las empresas del sector- considera que se encuentra en “una posición privilegiada y reconocida” para convertirse en uno de los actores principales de la nueva agrupación empresarial por sus más de 30 años de historia, por su amplio conocimiento del sector y por la diversidad de perfiles de sus asociados, entre los que se encuentran tanto fabricantes como importadores, distribuidores y laboratorios.

Durante su intervención en la Asamblea General Extraordinaria celebrada el pasado septiembre, el presidente de ASEPAL, Javier Muñoz, defendió que la patronal tiene la oportunidad de tener un papel “clave” para afrontar retos como la creación de una reserva de capacidades de producción estratégica que garantice el abastecimiento en situaciones de emergencia o la reducción de la dependencia de terceros países tanto en I+D como en diseño y abastecimiento.

Entre los objetivos del nuevo clúster se encuentra el desarrollo de una industria nacional productiva de calidad y competitiva; la creación de un marco colaborador entre fabricantes, distribuidores, importadores, asociaciones, centros tecnológicos y universidades; y el impulso de proyectos tanto de sostenibilidad y economía circular como de innovación tecnológica que transformen el sector desarrollando nuevos materiales.

“ASEPAL ambiciona participar en la elaboración del plan estratégico del clúster y poder formar parte del comité central resultante dentro del mismo”, ha subrayado Muñoz en su discurso.

Muñoz ha explicado que desde MINCOTUR “llevan tiempo” considerando la oportunidad de constituir un clúster EPI que agrupe también otros productos sanitarios relacionados -como las mascarillas quirúrgicas- y así considerar al sector “estratégico” para España.

“En los últimos meses hemos aumentado nuestra visibilidad y notoriedad gracias al rigor, al esfuerzo, a la credibilidad y al compromiso de todos nuestros asociados”, ha advertido el presidente de ASEPAL.

En este sentido, Muñoz ha hecho hincapié en que hay que aprovechar el momento actual para situar al sector “en una posición de mucha más relevancia” de cara al futuro.

ASEPAL nació en 1989 con la aparición de la primera legislación relativa a la comercialización de EPI y lleva más de 30 años trabajando para construir “confianza” en un sector en el que se incluye a todos los productos destinados a la protección frente a la covid19, como son las mascarillas FFP2 y FFP3. Está constituida por más de 100 empresas, la mayoría con muchas décadas de especialización en torno a la protección personal y la seguridad.

Plan de choque contra los accidentes mortales en el trabajo

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, acompañada por la directora general de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, Carmen Collado y del director del Instituto Nacional de la Seguridad y Salud en el Trabajo, Carlos Arranz, ha presentado el Plan de choque contra los accidentes mortales en el trabajo bajo el lema Arriesgar tu vida no es una opción.

El objetivo del Plan es luchar contra la lacra de la siniestralidad laboral de la que las cifras hablan por sí solas: de los 1.610.815 accidentes laborales registrados entre 2017 y 2019, 1.626 fueron mortales. Además de incidir en el descenso de la mortalidad, se espera que el plan también genere un impacto positivo en los accidentes graves.

Este Plan de Choque tiene como objetivo conseguir el mayor impacto posible en la siniestralidad laboral mortal, reduciendo específicamente los índices de incidencia de esta tipología de accidente y disminuyendo la gravedad de los daños producidos en la salud de los trabajadores.

Que ninguna persona pierda su vida a causa del trabajo es un objetivo que se inscribe también en el ámbito europeo, en el marco estratégico aprobado recientemente por la Comisión Europea en el que se invita a los Estados miembros a hacer todos los esfuerzos para reducir la siniestralidad laboral mortal.

Además, “el Plan de choque no es una acción aislada, estamos elaborando la nueva Estrategia Española de Seguridad y Salud en el trabajo que ya estamos negociando con los interlocutores sociales y con las Comunidades Autónomas, y que fijará objetivos ambiciosos para reducir la siniestralidad incluyendo todo tipo de accidentes”, ha explicado Yolanda Díaz.

El Plan de choque para la reducción de los accidentes mortales promueve entornos de trabajo seguros. Unas condiciones adecuadas de seguridad y salud son un factor indispensable para un trabajo decente y de calidad, y favorecen, además, la productividad y la competitividad de las empresas, así como la sostenibilidad del sistema de seguridad social y el crecimiento económico.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn