PANTER VIBATECH WEB
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

La seguridad es una obsesión para todos los que estamos en este sector. En pocos años vamos a hacer que los vehículos y las infraestructuras se conviertan en centros de intercambio de información lo que provocará que ambos se conviertan en objetivos tentadores para los ciberataques. Un reportaje de Salvador Nuñez, secretario técnico de ASCATRAVI.

Convivimos en el mundo más de siete mil millones de personas y hemos generado algo más de mil millones de vehículo, lo que convierte al sector de la automoción es una apuesta mundial y un pilar básico para nuestra sociedad.

Hemos cambiado sustancialmente nuestro entorno con infraestructuras, caminos, calles, carreteras, etc., que se han ido transformando al son de la evolución de la máquina automóvil en los dos últimos siglos.

Y ahora que ya empezamos a ver muy cerca el platooninng, la conducción autónoma, los automóviles conectados, los vehículos eléctricos, etc., vemos que otro cambio importante esta cerca.

El vehículo está decidido a dar un paso adelante muy importante para digitalizarse con el objeto de automatizar parcial o totalmente su funcionamiento, pero esto será posible si conseguimos unos mínimos cambios en todas las infraestructuras, los propios vehículos y la normativa que regula este sector.

En pocos años vamos a hacer que los vehículos y las infraestructuras se conviertan en centros de intercambio de información lo que provocará que ambos se conviertan en objetivos tentadores para los ciberataques.

La seguridad es una obsesión para todos los que estamos en este sector. Los vehículos disponen de sistemas técnicos complejos tanto en el ámbito de la seguridad activa como pasiva y los fabricantes prueban y demuestran desde hace muchos años la seguridad funcional intrínseca de todas estas soluciones tecnológicas.

Ahora, el reto es poder comprobar la seguridad extrínseca de nuestros vehículos y las infraestructuras. Poder certificarla es una garantía y una necesidad para todos.

Es por ello que la Comisión Europea creo el Reglamento General de Seguridad que ha ido evolucionando durante años. Este reglamento recoge parcialmente la normativa para incorporar de forma ordenada a los vehículos las medidas de seguridad para la protección de los ocupantes y los usuarios de las vías públicas.

Y en el paraguas de este Reglamento de Seguridad nos encontramos referencias al cumplimiento de determinada normativa de alcance mundial, como son los Reglamentos de las Naciones Unidas.

En materia de seguridad queremos informar al lector que ya es una realidad el Reglamento nº 155 de la Comisión Económica para Europa (CEPE) de las Naciones Unidas que recoge las disposiciones relativas a la homologación de los vehículos de motor en lo que respecta a la ciberseguridad y al sistema de gestión de esta.

Desde el año 2022 para los nuevos tipos de vehículos que se homologuen y ya desde 2024 para todos los vehículos que se matriculen nuevos, se exigirá el cumplimiento de este Reglamento.

Los procesos de homologación de los vehículos serán los que amparen este hecho.

La ciberseguridad de un vehículo es una tarea compleja y compartida por todas las empresas que participan en la cadena de diseño y fabricación del mismo. Hablamos de una cadena de suministro muy grande que está trabajando en conjunto como un reto crucial para el futuro.

Hemos vivido años de evolución técnica de los vehículos, pero el paradigma de la ciberseguridad puede ser el salto digital de una máquina que para muchos de nosotros era hasta hace poco analógica.

Los informáticos y técnicos de seguridad deben hacer perrerías a los sistemas de cada vehículo para identificar los puntos débiles y esto generará una cadena de valor. Probablemente veamos clasificar a los vehículos por su ciberseguridad, de una forma parecida a lo que actualmente vemos con las estrellas Euro NCAP.

Quizás esta apuesta de futuro deba adjuntar un recordatorio a la administración para que piense que las infraestructuras deben adaptarse para que  vehículos tan seguros tengan resultados óptimos.

ASCATRAVI representa a nivel nacional tanto a los carroceros y transformadores que a día de hoy son fabricantes de segunda fase, como aquellos que reparan, reforman o transforman carrocerías.

Si necesitas una carrocería o transformar tu vehículo, busca quien puede hacerlo en www.ascatravi.org

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn