• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Se pone en marcha un modelo de atención que pone en el centro las necesidades de las víctimas y humaniza el proceso de asistencia en el ámbito de la agresión, abuso o acoso con visión integral de sistema. El nuevo procedimiento garantiza la atención psicológica y evita la revictimización, mediante un acompañamiento individualizado de principio a fin.

El Sistema de Emergencias Médicas de Cataluña (SEM) ha puesto en marcha un nuevo procedimiento de atención a personas con sospecha de violencia sexual. El nuevo modelo pone énfasis en dar respuesta inmediata, centrada en las necesidades de la persona afectada que se encuentra en situación de máxima vulnerabilidad. Por este motivo, uno de los objetivos principales del SEM es ofrecer un acompañamiento integral a la persona durante todo el proceso de asistencia posterior a la agresión, procurando que tenga un único interlocutor para evitar que se produzca la revictimización , es decir, que la víctima deba relatar los hechos varias veces.

Otro de los puntos clave del nuevo modelo es garantizar la atención psicológica a la víctima de violencia sexual, en todo el territorio de Cataluña, con el objetivo de crear un entorno de confianza y seguridad durante las primeras horas posteriores a la agresión. En este sentido, cuando es necesario realizar una atención presencial, se prioriza que la asistencia la lleve a cabo un profesional del mismo género que la persona afectada. También, con el mismo objetivo, el SEM está formando a sus profesionales asistenciales en primeros auxilios psicológicos, ya que a menudo son quienes deben realizar la primera atención.

112 atenciones en 2 meses
Desde su puesta en marcha, a principios de septiembre, el SEM ha atendido a 112 casos, un 91% de los cuales han sido mujeres, y un 15% menores de edad.

“El nuevo procedimiento que ha puesto en marcha el SEM representa un salto cualitativo en la atención sanitaria a las personas que han sufrido una violencia sexual y se ha trabajado conjuntamente con el resto de la red de salud y el resto de cuerpos de emergencias, para dar una respuesta única y coordinada, en beneficio de las personas que han sufrido violencia sexual”, explica Àngels Soto , subjefe de emergencias del SEM.

“En este marco, el Sistema de Emergencias Médicas ha trabajado para humanizar el proceso de asistencia sanitaria de principio a fin. Desde la entrada de la llamada hasta la finalización de la asistencia sanitaria, ya sea presencial o telefónica, con o sin traslado a centro sanitario, el equipo del 061 Salut Respon y Emergencias Médicas tiene en cuenta las necesidades específicas de la persona, tanto desde el punto de vista físico como emocional, creando espacios seguros y de confianza donde la persona pueda sentirse lo más confortable posible para poder ser atendida ”, añade Àngels Soto.

Desde su puesta en marcha el pasado 15 de septiembre de este nuevo procedimiento, la atención presencial ha supuesto un 97% de los casos.

En cuanto a la atención psicológica especializada, el equipo de psicólogos del SEM ha realizado 29 asistencias en estos 2 meses, 23 de ellas de forma presencial y 6 telefónicamente. La asistencia psicológica se ofrece a la víctima de violencia sexual cuando se considera necesaria por parte de los profesionales, pudiendo ser activada por los propios equipos asistenciales, o ser solicitada por parte de los demás cuerpos o por el propio centro sanitario.

Además, se realiza un apoyo psicológico durante todo el proceso de asistencia sanitaria, ya que los profesionales del SEM han recibido formación de primeros auxilios psicológicos para mejorar la atención a la persona afectada.

Evitar la revictimización
La violencia sexual puede provocar daños a corto y largo plazo en el bienestar y salud física, psíquica y social de la persona, impidiendo o limitando su capacidad de mantener una vida sexual satisfactoria y sin riesgos. Por ello, es necesario evitar la revictimización. Por eso, el nuevo procedimiento del SEM prevé que un profesional sanitario de emergencias médicas se convierta en el único interlocutor con la persona y transmita la información al resto de compañeros/as, cuerpos de emergencias y al equipo del centro sanitario de destino , por lo que la víctima no tenga que volver a explicar los hechos.

El procedimiento de violencia sexual del SEM se aplica en todo el ámbito de Cataluña en caso de acto o tentativa de carácter sexual, realizado sin consentimiento de la persona, con independencia de que el agresor tenga o no relación conyugal, de pareja , afectiva o familiar con ella.

La implementación de este procedimiento permite trabajar de forma transversal con el resto de cuerpos e interlocutores sanitarios, dejando de duplicar acciones y vehiculando cada uno de los pasos, lo que supone un salto cualitativo durante la asistencia a la persona afectada.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn