• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
SICUR MEGABANNER
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Debido a que los incendios de pastos y vegetación son muy dinámicos, nuestras prioridades estratégicas pueden ir cambiando según avanza la intervención. Un reportaje de Enrique Álvarez, suboficial de bomberos en el Ayuntamiento de Madrid.

Un incendio de pastos es un fuego de combustible herbáceo fino que se propaga sin control y pone en peligro a las personas, los bienes y el medio ambiente. En el reportaje nos vamos a centrar en estos incendios, por ser los que se producen con más frecuencia en los entornos de nuestras ciudades, y aunque no suelen representar ninguna dificultad para los SPEIS (Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamentos), en el caso de que se produzca en las proximidades de poblados marginales, naves industriales o núcleos urbanos con diseños urbanísticos inadecuados o con abundantes zonas ajardinadas, puede generar un gran incendio y provocar graves problemas de seguridad ciudadana.

Aunque los fuegos de pastos y vegetación pueden originarse por el inadecuado mantenimiento de líneas eléctricas, vías ferroviarias y causas naturales (siendo el principal responsable el rayo, causado normalmente por las tormentas secas en el periodo estival), son las quemas de residuos, restos agrícolas y negligencias en operaciones de trabajo, las principales causas de estos incendios.

ASPECTOS QUE COMPLICAN LA INTERVENCIÓN
La topografía es un factor también a tener en cuenta, debido a que, en algunos casos, nos podremos encontrar con zonas de difícil acceso o inaccesibles para nuestros vehículos de extinción y por donde el fuego avanzará sin control lo que hace que la intervención sea más complicada. En estos casos se trata de una situación que puede obligar al mando de la intervención a solicitar el apoyo de las unidades helitransportadas con las que cuentan los Planes Especiales de Protección Civil de Emergencias por Incendios Forestales de cada Comunidad Autónoma; como el INFOMA (Comunidad de Madrid), INFOVA (Comunidad Valenciana), INFOCA (Comunidad de Andalucía), etc. En caso de que estas unidades sean insuficientes el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, del Gobierno de España puede prestar apoyo a las CC. AA. en la lucha contra incendios forestales por medio de las Brigadas de Refuerzo en Incendios Forestales (BRIF).

El viento juega un papel muy importante en estos incendios de superficie, debido a que propaga el fuego con rapidez afectando a grandes extensiones y a veces de manera imprevisible. En terreno llano y sin viento el incendio progresa de una forma circular, y de forma elíptica, cuando sopla el viento con una dirección predominante.

No es fácil decidir, en un primer momento, qué número de efectivos se destinan a atacar este tipo de incendios, pero un despliegue de medios adecuado y organizado permitirá controlar el incendio en sus inicios, evitando que el incendio adquiera grandes proporciones. Para acometer este tipo de intervenciones los vehículos activados en primera respuesta suelen ser la BFL o BFP (bomba forestal ligera/pesada) y para garantizar el abastecimiento de agua en la extinción una BNL o BNP (bomba nodriza ligera/pesada). Si el incendio adquiere grandes dimensiones es conveniente activar un vehículo de mandos, para coordinar las labores de extinción siendo muy útil en estos casos la representación de la situación táctica actualizada (SITAC) de la intervención.

PRINCIPALES OBJETIVOS DE LA INTERVENCIÓN
Debido a que los incendios de pastos y vegetación son muy dinámicos, nuestras prioridades estratégicas pueden ir cambiando según avanza la intervención, en un principio los objetivos deben de ser: el control de la propagación y perimetrar el incendio lo antes posible, para poder darlo por controlado. Al aplicar un razonamiento táctico, es importante prever que zonas pueden verse afectadas por el avance del incendio; como poblados chabolistas, naves industriales, casas aisladas… y entonces tener así en cuenta el envío recursos a esos núcleos críticos.

Para llevar a cabo la extinción, adoptaremos una estrategia ofensiva, debido a que en estos incendios no se alcanzan grandes longitudes de llama (distancia máxima que existe desde la base a la punta) y no se libera mucha energía. Una situación que nos permite, si llevamos el correcto equipamiento, realizar un ataque directo por los flancos con medios manuales (batefuegos), y la aproximación a la parte más activa del incendio (frente) con líneas de agua de ø25 por ser estas muy manejables y a la vez tener un menor gasto de agua durante la extinción.

En caso de empalmes de mangueras se realizarán siempre directamente en punta de lanza, siendo además recomendable conectar una bifurcación de 45/25 con reducción de 25/45 cada cuatro tramos de mangajes de ø25, por si tenemos la necesidad de realizar otra línea de agua para extinguir otros focos secundarios.

Se puede dar la circunstancia de que un incendio de pastos se propague a edificaciones próximas, situación compleja y no exentas de riesgos, ya que nos tendremos que enfrentar a incendios de interior (estructurales) con vehículos y equipamiento, no adecuados para este tipo de actuaciones, hasta la llegada de otros recursos de apoyo.

FUEGOS CAUSADOS POR LA VEGETACIÓN SECA
Otro tipo de incendios que se produce en el interior de zonas urbanas y que pueden propagarse con rapidez a edificaciones anexas son los fuegos causados por la vegetación seca, en solares, descampados y parcelas abandonadas, debido principalmente, por un lado al incumplimiento del deber legal que tienen los propietarios de mantener la parcela en perfecto estado de salubridad y de limpieza, y por otro, a los largos tramites por parte de las administraciones públicas en iniciar el procedimiento de ejecución subsidiaria. Estas zonas son por ello muy susceptibles de incendio, que pueden ocasionar un grave riesgo para las personas, sobre todo en la época veraniega. 

Es importante tener en cuenta que, aunque en un principio, la extinción un incendio de pastos y vegetación no resulte complicada, en caso de dificultades en la accesibilidad y una rápida propagación a zonas forestales, estas pueden verse afectadas por el fuego, y dar originen a un gran incendio forestal (GIF) con las graves consecuencias que conllevan, si es así, para los ecosistemas y la población.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn