• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

La misión fundamental es mantener a salvo a toda la dotación durante la misión. El ERICAM está actualmente formado por una plantilla de 200 personas que se organizan en cuadrantes para garantizar una cobertura total las 24 horas del día, los 365 días de año. Un nuevo reportaje de nuestro colaborador Cristian Fernández Giner, TES de SUMMA 112 Madrid.

Desde la Organización de Naciones Unidas, bajo la supervisión del Grupo Asesor Internacional de Operaciones de Búsqueda y Rescate (INSARAG), 80 países colaboran conjuntamente con equipos de intervención multidisciplinar en emergencias de gran envergadura.

España se suma en el año 2007 por iniciativa de la entonces Dirección General de Protección ciudadana, dependiente de la Consejería de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid. Se pone en marcha el Equipo de Rápida Intervención en Catástrofes (ERIC), formado por bomberos de la Comunidad de Madrid y destinado a dar cobertura en grandes catástrofes a nivel nacional e internacional.

En el año 2010, para garantizar la seguridad de los equipos intervinientes y contar con la aportación sanitaria necesaria en misiones no exentas de peligro, contactan con David Matesanz Seronero, Técnico en Emergencias Sanitarias (TES) del SUMMA112, formador especializado en rescate en altura y estructuras colapsadas. Con el visto bueno de la Gerencia del SUMMA112 y bajo la supervisión de la coordinadora médico y del TES responsable de salidas internacionales, dispositivos especiales y departamento de catástrofes, se aprueba la incorporación de un Equipo de Intervención Sanitaria (EIS) del SUMMA112, cuya primera finalidad es mantener a salvo y socorrer a los compañeros en las misiones.

Ese mismo año, los equipos de unidades caninas especializados en la localización de víctimas atrapadas, completan este fantástico grupo humano que, de manera voluntaria, viaja allá donde son necesarios a dar cobertura y trabajar duro para localizar, rescatar y socorrer a las personas atrapadas o en situación límite en cualquier parte del mundo.

Entre la unidades y escuelas caninas K9 pertenecientes al ERICAM se encuentran la UCAB (Unidad Canina de Bomberos de la Comunidad de Madrid), la ESDP (Escuela Española de Salvamento y Detección con Perros) y el GIRECAN (Grupo Internacional de Rescate Canino), las cuales realizan periódicamente cursos formativos, prácticas de búsqueda con innovadoras técnicas de aplicación, y manejo del geófono y cámaras en deslizamientos y estructuras colapsadas.

Su aportación es sin duda primordial para encontrar atrapados con vida y cadáveres bajo escombros, aludes y zonas agrestes o rurales muy extensas.

OPERATIVIDAD
Actualmente está formado por una plantilla de 200 personas que se organizan en cuadrantes para garantizar una cobertura total las 24 horas del día, los 365 días de año.

El personal del operativo está formado por bomberos del equipo de rescate e intervención; médicos, enfermeros y Técnicos en Emergencias sanitarias del equipo sanitario, y guías caninos, veterinarios y auxiliares de guías caninos de los equipos K9 de búsqueda de atrapados.

Una vez se da luz verde desde Naciones Unidas, la Dirección General de Protección civil autoriza al ERIC; la Gerencia del SUMMA112 al EIS, y las diferentes entidades colaboradoras a los equipos caninos. En un periodo nunca superior a 4 horas se presentan con la equipación correspondiente en la base ubicada en el Parque de Bomberos de Las Rozas, Madrid, donde se dota al equipo del material logístico y sanitario necesario que se almacena en contenedores aerotransportables. Desde allí, en vehículos mixtos de transporte y carga de los bomberos de la Comunidad de Madrid se dirigen al aeropuerto correspondiente en misiones internacionales.

Cuando se trata de actuar en nuestro país, o países limítrofes, el ERICAM pone a disposición los vehículos necesarios y disponibles para la intervención, facilitando así la optimización de recursos; enviando camiones de primera intervención, auto-escalas, motobombas, vehículos mixtos y ambulancias.

La duración de la misión y el número de profesionales que viajan varían dependiendo del lugar del incidente, tipo de catástrofe, seguridad del equipo, número de víctimas, etc.; siendo lo habitual un promedio de 40 personas por un periodo de 7 días.

FUNCIONES ESPECÍFICAS DEL EQUIPO DE INTERVENCIÓN SANITARIO
En lo que a los sanitarios compete, la misión fundamental es mantener a salvo a toda la dotación durante la misión. Previo a la salida se efectúa una revisión médica para garantizar unas condiciones óptimas para viajar. Se comprueban cartilla de vacunación y estado físico y anímico.

En cuanto a las intervenciones, existen 3 niveles de activación:
-En el primero solo viajan un médico y un enfermero. Como ocurrió en el terremoto de Ecuador en 2016; Una de las misiones encomendadas requería la recuperación de material sanitario de gran valor y que debían clasificar los sanitarios.

-En el segundo nivel se desplazan un médico, un enfermero y un TES para misiones de dificultad media y escasa probabilidad de recuperación de víctimas.
-El tercer nivel es el más habitual, y lo forman dos médicos, dos enfermeros y dos TES. Un equipo completo, la mitad del total, acompaña a la unidad de rescate por si sufriesen algún percance trabajando en el lugar del siniestro o por si fuese necesario estabilizar a una víctima encontrada, colaborando de este modo en la inmovilización y movilización  estrechamente con el resto de componentes de la dotación. Una vez a salvo, se procura mantener los cuidados y garantizar el transporte sanitario hasta que los medios locales pueden hacerse cargo de la víctima. El resto, junto a los demás miembros del retén, se ocupa de descansar y mantener al día las instalaciones de la base de operaciones y de las comunicaciones. No obstante, siempre están dispuestos y preparados para dar el relevo correspondiente; pues son jornadas de muchas horas consecutivas y en condiciones adversas.

El equipo sanitario colabora y asume sus responsabilidades con el resto del equipo en tareas relacionadas con la logística; levantando la base de operaciones, centro de trasmisiones y garantizando la higiene y salubridad en todo momento.

La figura del TES adquiere relevancia en cuanto a la intervención se refiere, pues aparece la figura de Técnico Rescatador que, en caso de ser necesaria su colaboración para estabilizar e inmovilizar a un encontrado, es requerida su ayuda, ya que cuenta con la formación y conocimientos oportunos para realizar dicha función.

MATERIAL
La cantidad de material que viaja depende también del tipo de misión, y daría para otro reportaje; pero en todo caso cuentan con mantas, tiendas de campaña, raciones de comida, potabilizadoras, equipos de excarcelación, rescate en altura, corte y perforación, apuntalamiento, comunicaciones y, en lo relativo al EIS, material fungible, electromedicina, maletines de intervención, camillas de cuchara, colchones de vacío, tableros espinales, arneses de araña, collarines cervicales, inmovilizadores de columna y todo lo relativo a movilización e inmovilización para un correcto rescate y seguro traslado de las víctimas.

Hay que tener en cuenta que hablamos de rescate urbano con técnicas de búsqueda en estructuras colapsadas en países donde, por lo general, no cuentan con formación ni medios acordes a las necesidades. Ser autónomos y evitar tener que utilizar medios externos garantiza la solvencia y eficiencia que se espera de un equipo de estas características.

FORMACIÓN
Para poder incorporarse al EIS, el trabajador del SUMMA112 debe reunir criterios saludables, laborales y formativos; y haber superado los cursos de nivel básico y avanzado que desde el departamento de formación se convocan periódicamente dependiendo de las necesidades del equipo.
Cada año se establece al menos un simulacro de maniobras completas, figurando como escenario un despliegue total de miembros para una ficticia misión de extrema complejidad, donde todos los equipos intervinientes han de desarrollar los procedimientos de manera solidaria y coordinada bajo las premisas de las guías INSARAG.

Las guías INSARAG se actualizan cada 5 años. En junio de este año se aprobaron nuevas directrices y procedimientos paras los equipos USAR (urban search and rescue) búsqueda y salvamento urbano, que junto al resto de artículos y manuales de referencia se aplicarán a partir de octubre de este año 2020 en un proceso de renovación continuada, ajustándose a los cambios y estrategias de actuación que exijan los acontecimientos y procesos organizativos en la búsqueda de la calidad asistencial total.

Igualmente hay prácticas específicas para equipos asistenciales en técnicas depuradas y especializadas cuando, desde los puntos focales jerárquicos, se cree necesaria su difusión al resto de miembros.

El ERICAM puede presumir de haber sido el primer equipo de emergencias de España en conseguir la clasificación INSARAG como equipo medio de búsqueda y rescate bajo las normas y metodologías internacionales USAR en el año 2011. Ese mismo año lo conseguiría conjuntamente la Unidad Militar de Emergencias, de la que ya hemos hablado en anteriores reportajes.

El próximo año se enfrentarán de nuevo a las pruebas clasificatorias y esperan conseguir una vez más la excelencia, tras superar el examen en procedimientos operativos, logísticos y formativos.

No hemos de olvidar que los miembros del ERICAM son profesionales de las emergencias en cada una de sus disciplinas y cuentan de base con una formación y especialización avanzada en las materias referidas a sus responsabilidades en el equipo. La práctica en su día a día mantiene sus conocimientos y capacidades actualizadas.

MISIONES
El ERICAM está capacitado para actuar en catástrofes relacionadas con terremotos, inundaciones, huracanes, grandes riadas, efectos volcánicos, corrimientos de tierra, incendios masivos forestales e industriales, y todo tipo estructuras colapsadas; ya sea por un suceso natural o producido por el hombre.

Entre las últimas misiones se encuentran:
Terremoto de Lorca en 2011. Tuvo un magnitud de 5,1 en la escala sismológica de magnitud de momento (MW). Se produjo a las 18:47h del 11 de mayo. El balance de daños fue muy importante a pesar de lo pequeño de la localidad, con 500 edificaciones destruidas, 9 fallecidos y 324 heridos; de ellos, 3 de gravedad. Posteriormente por estado de ruina se derribaron un total de 1164 viviendas.

Terremoto de Ecuador en 2016. Ocurrió el 16 de abril a las 18:58h. Fallecieron cerca de 700 personas. Su magnitud fue de 7,8 MW. Más de un millón de personas se vieron afectados por el seísmo. España envío además de los servicios de rescate 12,5 toneladas de material de ayuda. El IES del ERICAM se encargó, además de las tareas habituales y, una vez superadas las fases de búsqueda, rescate y desescombro, de clasificar y seleccionar del hospital de referencia en Chone, material sanitario y de electromedicina por valor de más de un millón de euros. Por suerte el edificio no colapsó, a pesar de haber sufrido daños importantes.

Incendio de Portugal en 2017. De gran envergadura, ardió desde el 17 al 24 de junio. Sorprendió a decenas de vehículos que intentaban escapar de las llamas, falleciendo 47 personas, más otras 11 que lo intentaron a pie. Murieron un total de 65 personas, entre ellas dos bomberos desaparecidos en las labores de extinción. Lo miembros del ERICAM desplazados al lugar lo recuerdan como una de las misiones más duras y estresantes de la unidad.

En este año 2020 se han ofrecido para colaborar en las tareas de extinción en los diferentes incendios que asolaron el norte de Extremadura en el mes de agosto, y, actualmente, en la provincia de Orense, en Galicia.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn