• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Entrevista a Vicente Chicharro Amposta, responsable operativo del transporte sanitario de Grup La Pau. Grup La Pau, opera en Cataluña y, desde el pasado 1 de enero, también en el país vasco, ya que La Pau fue adjudicataria del servicio de transporte sanitario urgente en Euskadi. cuenta con 75 socios y una plantilla de 408 trabajadores. en unos 3 meses, ampliarán la plantilla hasta los 625 trabajadores. Su flota se compone de 162 vehículos.

Grup La Pau es la nueva adjudicataria del transporte sanitario en Euskadi, con 37 años de experiencia a sus espaldas, cuenta con una amplia plantilla, una flota a la vanguardia del sector y con la formación como punto diferenciador de la compañía. Desde SERVICIOS DE EMERGENCIA, hemos tenido la oportunidad de hablar con Vicente Chicharro Amposta, responsable del operativo del transporte sanitario urgente, no urgente y adaptado de Grup La Pau, e interlocutor directo con CATSALUT, SEM, OSAKIDETZA y otros centros proveedores. Además, Chicharro ha desarrollado parte de su carrera profesional en Grup La Pau y actualmente ostenta el cargo de Presidente del Consejo Rector de La Pau, SCC desde 2018.

¿Cómo podríamos resumir la trayectoria de Grup La Pau a lo largo de estos 37 años?
En estos treinta y siete años de historia es evidente que hemos evolucionado muchísimo, pero no hemos perdido ni un ápice del espíritu y de la vocación de servicio que nos llevó a crear la cooperativa en 1983. En estos 37 años, el sector se ha profesionalizado, hemos multiplicado la oferta de servicios, hemos renovado en múltiples ocasiones la flota de vehículos para adaptarla e incorporar los últimos avances tecnológicos y, sobre todo, hemos asistido y trasladado a millones de pacientes por todo el territorio catalán.

Ha sido una progresión paulatina y necesaria que ha llevado a Grup La Pau a convertirse, en la actualidad, en una de las compañías pioneras en la prestación de servicios de transporte sanitario, adaptado y servicios preventivos.

¿En qué comunidades están presentes?
Actualmente operamos en Cataluña y, desde el pasado 1 de enero, también en el País Vasco, ya que La Pau fue adjudicataria del servicio de transporte sanitario urgente en Euskadi imponiéndose a competidores como las autóctonas Larrialdiak Anbulantziak y Ambulancias Maiz, a la murciana Ambulancias Martínez Robles y a Ambulancias Rodrigo, del grupo Ambuibérica.

Nos convertimos en la nueva operadora de transporte de servicio sanitario urgente en Euskadi, concretamente de la provincia de Álava, donde ya estamos implantados, y de la Margen Derecha de Bizkaia, tras ganar el concurso de servicio de transporte sanitario urgente y asistencia a emergencias sanitarias para la Red de Transporte Sanitario Urgente (RTSU) convocado por el Gobierno Vasco.

Esta adjudicación, por ser en un territorio como es el vasco y por producirse como se ha producido (obteniendo puntuaciones muy altas para no estar implantados en la zona), nos permite dar un paso adelante y expandir nuestros servicios más allá del área de influencia de Cataluña. Lo afrontamos como un premio al esfuerzo realizado durante años y nos sitúa dentro del sector sanitario a nivel estatal.

¿Cuáles son las líneas básicas de la estrategia empresarial de Grup La Pau en el sector del transporte sanitario?
En el futuro más inmediato (3 meses) prestaremos servicio a los más de 825.000 usuarios y usuarias de Álava y Bizkaia, y lo haremos con una flota de 23 unidades de Soporte Vital Básico (SVB) y 4 unidades de Soporte Vital Avanzado con Enfermería (SVAe). El contrato, que contempla un presupuesto total de licitación de 68.795.240 €, tendrá una vigencia de 3 años con 2 prorrogables, aunque nuestra apuesta es decidida y queremos establecernos definitivamente en Euskadi.

¿Cuántas personas componen el equipo de Grup La Pau?
Grup La Pau cuenta con 75 socios y una plantilla de 408 trabajadores que conservan intactos los valores que definen nuestra cooperativa: vocación de servicio, atención ciudadana, calidad, eficacia, innovación y solidaridad. En unos 3 meses, este número crecerá hasta los 625 trabajadores. En junio, además, iniciamos un nuevo proceso de selección para la contratación de 15 TES.

¿Cuántos vehículos tienen en la flota? ¿Qué marcas predominan?
Actualmente contamos con 162 vehículos, de los cuales un 90% son de la marca Mercedes-Benz. En el último mes hemos renovado la confianza con la compañía alemana, con la que iniciamos la relación en 2015, para el mantenimiento de nuestra flota contratando el Service Care Complete, que consiste en un mantenimiento integral de los vehículos que incluye, entre otras prestaciones:

-Service Care: Mantenimiento, desgaste, averías y cambio de neumáticos
-Uptime: Diagnóstico de vehículo en tiempo real que permite anticiparse a posibles averías y evitar paros imprevistos
-Conectividad: Interface de datos Mercedes-Benz para la integración en nuestro sistema de gestión de flotas

¿Cuáles son los carroceros presentes en su flota? ¿Cuáles son sus ventajas más significativas?
En los últimos tiempos hemos estado trabajando con Bergadana, compañía carrocera con más de 50 años de experiencia y con los que trabajamos muy cómodamente. Es una compañía muy profesional y especialista en este campo lo que facilita mucho el entendimiento y garantiza un excelente servicio.

¿Qué rol juegan las nuevas tecnologías dentro de su empresa?
No sería inteligente por nuestra parte dejar de lado el uso de nuevas tecnologías si queremos seguir creciendo y ofrecer el mejor servicio asistencial. Por esta razón, fuimos los primeros en implantar, ya hace más de 20 años, el programa de gestión de referencia en el sector: el GAM XXI de Original Soft.

Desde eso ha llovido mucho, y hemos ido añadiendo nuevas funcionalidades, como la gestión de la flota vía GPS, la utilización de tablets en todas nuestras unidades de TSU y TSNU, la digitalización de los partes asistenciales, la creación de APP para la gestión de Servicios Preventivos… Actualmente, estamos inmersos en la puesta en marcha de una nueva (y potente) Intraweb corporativa que supondrá un antes y un después en la gestión del personal y en los mantenimientos de la flota, esperando poder presentarla durante el mes de junio, aprovechando también la implantación en Euskadi. Al mismo tiempo, otra de las novedades que pondremos a disposición de Osakidetza y de nuestros TES serán las cámaras exteriores que llevarán todas nuestras unidades operativas en el País Vasco.

¿Qué sistema de gestión de flotas utiliza? ¿Qué les aporta?
A día de hoy, nuestras unidades de Catalunya disponen de los sistemas propios de GAM XXI (Original Soft) y de Mercedes-Benz. Como novedad, y aprovechando también nuestro inicio en Euskadi, hemos llegado a un acuerdo con estas 2 compañías para fusionar sus dos sistemas y aprovechar más eficientemente sus funciones. Con ello, lo que pretendemos es tener conocimiento real y actualizado de todas nuestras unidades, de sus estados, de los diferentes consumos, etc. En definitiva, tener la información más completa para poder basar nuestra gestión en el conocimiento exhaustivo de una nuestras herramientas de trabajo más importantes: nuestros vehículos.

En su web explican que “uno de los aspectos en los que la cooperativa ha hecho más hincapié desde sus inicios ha sido la formación continua de todos sus profesionales”, ¿qué nos puede contar de este aspecto de la empresa?
Desde nuestros inicios la formación ha sido el punto diferenciador de nuestra compañía, pero fue en 2014 donde nuestro Departamento de Formación dio un paso adelante, modernizó su forma de impartir nuevo contenido y se situó a la vanguardia en nuestro sector: somos profesionales en un campo que requiere actualizaciones constantes y entendemos que garantizar la mejor formación a nuestro equipo es una obligación que debemos asumir. No lo vemos como un coste, lo gestionamos como una inversión.

Así, la cooperativa tiene convenio propio con el Departament d’Ensenyament de la Generalitat de Catalunya para la obtención del TES para nuestros trabajadores con medidas flexibilizadoras, ofrece de forma regular formación a su plantilla sobre nuevos códigos de conducta y trato asistencial, algunos propios e inéditos, así como la actualización de protocolos e instrucciones para la mejora en la atención y el transporte sanitario.

Por ejemplo, este año hemos impartido más de 16 horas de clases adicionales a todo el personal operativo de la compañía y la formación se ha estructurado en 4 grandes bloques: implantación del nuevo código Sepsia, prevención y actuación de situaciones de agitación y maltrato, Soporte Vital ante patologías traumáticas en afectados adultos y pediátricos y, Soporte Vital ante patologías respiratorias en afectados adultos y pediátricos.

En nuestra organización, la formación juega un papel diferencial, siendo una de las piedras angulares que sustentan la calidad asistencial de nuestros protocolos operativos y que hacen de los TES del Grup La Pau los mejor formados.

¿Cuáles son, a su juicio, las principales fortalezas y debilidades del modelo español de transporte sanitario?
En el contexto de la actual crisis sanitaria derivada de la pandemia por COVID-19, hemos podido comprobar el estado real del modelo de transporte sanitario en España. Nosotros tenemos la suerte de estar trabajando para dos Administraciones, la catalana a través del Sistema d’Emergències Mèdiques (S.E.M.) y la vasca con Emergencias de Osakidetza, pioneras en la gestión de nuestro servicio y referentes no sólo a nivel estatal, hecho que facilita nuestra toma de decisiones y minimiza el riesgo de error, a la vez que nos proporciona un conocimiento que nos permite una mejora continua y un crecimiento a nivel organizativo. Pero esto no puede esconder que, como hemos podido comprobar en estos últimos dos meses, nuestros TES aún no sean considerados, por muchos, como parte esencial de la cadena sanitaria, cuando su papel es imprescindible en la primera línea asistencial. Por ello, reclamamos un mayor reconocimiento a nivel global de nuestra profesión, sin que ello implique un debate entre lo público y lo privado: también en esta crisis, hemos visto como servicios públicos han pasado por muchas dificultades (adquisición y reposición de EPI, retrasos en el pago de nóminas, eliminación de retribuciones variables, no renovación de contratos, …), mientras que empresas privadas encargadas de servicios públicos hemos respondido de manera inversa, garantizando los EPI, el lavado y desinfección de la ropa y de las unidades, el pago puntual de los salarios y hasta la retribución extra por el esfuerzo de estas últimas semanas. Por esto, somos firmes defensores de la colaboración público-privada en sectores como el del transporte sanitario, donde la conjunción de Administraciones Públicas solventes, con capacidad de análisis y sin miedo a implantar protocolos novedosos y funcionales, y empresas privadas que respeten los Convenios Colectivos, que  cuiden a sus TES como su mayor activo y que inviertan en formación y tecnología, es la mejor fórmula para garantizar la calidad en un servicio fundamental para la ciudadanía.

En plena pandemia del coronavirus, ¿cómo ha cambiado esta situación vuestra manera de trabajar? (medidas, procedimientos, …)

Obviamente el día a día de Grup La Pau se ha transformado y nos hemos adaptado a la situación de la forma más profesional posible. En este punto queremos aprovechar para agradecer el enorme esfuerzo que han hecho y están haciendo nuestros profesionales. Humildemente, creemos que hemos estado a la altura de lo que se podía esperar de una empresa de nuestra trayectoria, priorizando la seguridad de nuestros TES por encima de cualquier otro aspecto, también el económico: hemos asegurado en todo momento, incluso en los que la pandemia golpeaba con más virulencia, el stock de EPI, hemos aplicado protocolos propios que garantizaran el buen uso de estos equipos, la seguridad en las asistencias y en los traslados de pacientes con COVID-19, hemos instalado arcos desinfectantes en nuestras instalaciones, adquirido 5 máquinas de ozono, etc.

A nivel operativo, el impacto de la pandemia ha sido muy duro, pues hemos tenido que crear, aplicar y habituarnos a nuevos procedimientos y traslados en tiempo récord. A nivel de gestión, las primeras semanas pusieron a prueba nuestra capacidad de reacción en la búsqueda de nuevos proveedores que nos facilitaran EPI, pues alguno de los habituales se quedó rápidamente sin stock.

Afortunadamente, la contención de la famosa curva en las últimas semanas de abril también supuso una disminución, en nuestro caso, de la tensión sobrevenida en marzo, hecho que ha posibilitado el poder dedicarnos a nuevos proyectos, a acelerar la implantación en Euskadi, a elaborar planes de contención para prevenir futuros rebrotes a lo largo del 2º semestre de 2020 y a abordar la “nueva normalidad” con acciones concretas.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn