• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Entrevista a Antonio José Codina Ataz, director técnico del consorcio de extinción de incendios y salvamento de la región de Murcia. Este servicio de extinción de incendios cubre todo el territorio regional con excepción de los municipios de Murcia y Cartagena que tienen bomberos propios. el resto de los 43 municipios de la región tienen cedidas las competencias en materias de extinción y salvamento al CEIS. esto supone el 87,27% del territorio regional (986.414 ha) y una población de 825.838 personas (2019).

Las características sísmicas, orográficas, y climáticas con las que cuenta la Región de Murcia hacen que su Servicio de Extinción de Incendios provincial cuente a sus espaldas con una gran experiencia en diferentes tipos de intervenciones. Desde SERVICIOS DE EMERGENCIAS hemos querido conocer a estos profesionales en profundidad de la mano de su máximo responsable. Antonio José Codina Ataz, es ingeniero técnico en electricidad con especialidad en electrónica industrial. Trabajó como inspector industrial en la Dirección General de Industria. En el año 2000 se integró como técnico en el 112 en la Dirección de Protección Civil de Murcia. En el 2003 se convirtió en Jefe de Sección de Coordinación y transmisiones del CEIS de la Región de Murcia. Y desde 2018 es el Director Técnico del CEIS.

¿En qué consiste su labor dentro del Cuerpo de Bomberos?
Yo ocupo la dirección técnica del servicio. Bajo esta dirección se encuentran y dependen las jefaturas operativas, la jefatura de sección técnica y la de jefe de prevención y formación. Por tanto, como su nombre indica, me encargo de la organización técnica del servicio.

¿Cuántas personas forman parte del servicio?
El total de la plantilla la componen 338 funcionarios, entre la parte administrativa, técnica y operativa. En concreto, lo que es la parte operativa del servicio está compuesta por una plantilla de 324 plazas.

¿Cuál es el ámbito de actuación de los bomberos de la Región de Murcia?
El Consorcio de Extinción de Incendios y Salvamento de la Región de Murcia (CEIS) cubre todo el territorio regional con excepción de los municipios de Murcia y Cartagena que tienen bomberos propios. El resto de los 43 municipios de la Región tienen cedidas las competencias en materias de extinción y salvamento al CEIS. Esto supone el 87,27% del territorio regional (986.414 ha) y una población de 825.838 personas (2019).

Una de las funciones fundamentales –y que creo que los cuerpos de bomberos deben ir asumiendo cada vez con más fuerza– es la de la prevención. Entendemos que uno de los objetivos finales de cualquier cuerpo de bomberos es conseguir disminuir el número de intervenciones directas a través de la intervención indirecta. Ésta es una apuesta de futuro y un cambio de mentalidad, tanto en la parte operativa del servicio como en la parte política, ya que conlleva el gasto necesario para realizar campañas de prevención de posibles accidentes en el día a día de los ciudadanos: accidentes eléctricos, incendios en el hogar, incendios forestales/quemas, accidentes con productos químicos, etc. Y la difusión de todos estos consejos entre la población por parte de los bomberos, muy especialmente entre los niños. Nuestro objetivo debería ser “0” intervenciones.

¿Con cuántos parques cuentan y donde se localizan?
El CEIS cuenta en la actualidad con dos parques centrales situados en los municipios de Lorca y Molina de Segura que, aparte de dar cobertura a sus respectivas comarcas, son parques de apoyo a los parques más pequeños. 

Además, hay cuatro parques zonales compuestos por una guardia diaria de 1 cabo y 4 bomberos, situados en Los Alcázares, Caravaca de la Cruz, Cieza y Yecla.

Y se añaden ocho parques locales compuestos por una guardia diaria de 1 cabo y 2 bomberos que se ubican en La Manga del Mar Menor, San Pedro del Pinatar, Mula, Águilas, Mazarrón, Alhama-Totana, Jumilla, Alcantarila y Abanilla.

Todos están situados en zonas estratégicas con el fin de reducir los tiempos de llegada a los municipios que tienen asignados. En la actualidad se estudian posibles cambios de ubicación de alguno de los parques más antiguos para mejorar esos tiempos de llegada, prioridad principal del servicio.

El CEIS dispone también de un Grupo Aéreo de Rescate que se moviliza en un helicóptero de la Dirección general de Seguridad Ciudadana y Emergencias de la Comunidad Autónoma de Murcia. La base del helicóptero se encuentra en el aeródromo militar de Alcantarilla. Debido a la orografía tan diversa y la gran cantidad de actividades deportivas que se desarrollan en la Región, incluidas marítimas, es un elemento de rescate fundamental para poder realizar las intervenciones de una forma rápida y eficaz; lo que da un plus de seguridad, tanto para los ciudadanos de la Región de Murcia, como a los turistas que disfrutan de la práctica de deportes al aire libre.

Los servicios centrales de logística y talleres se encuentran en Molina del Segura.

¿De cuántos vehículos se compone el parque? ¿Marcas y modelos más habituales en los parques? ¿Carroceros?
La configuración básica de los parques de bomberos del CEIS es de: 1 vehículo Jefatura, 1 Bomba Urbana Ligera de 1.000 litros, 1 Bomba Urbana Ligera de 2.000 litros, 1 Bomba Rural Pesada, 1 Nodriza y 1 Vehículo de altura.

Los parques de doble salida disponen del doble de vehículos. Sumando todos ellos, el CEIS cuenta con un total de 140 vehículos. A parte, el servicio dispone de vehículos de transporte (furgonetas) y vehículos de carga y taller.

Las marcas son diversas predominando Iveco, Nissan, Renault, Mercedes, MAM y Volvo. En cuanto a carroceros, en la actualidad, la mayor parte están carrozados por Incipresa y los 7 últimos camiones por Rosenbauer.

¿Qué hacen con los vehículos en propiedad cuando llegan al final de su vida útil?
Depende de la antigüedad y estado de conservación. En caso de ser óptimo quedan para preventivos y simulacros, lo que llamaríamos un segundo escalón. Por otra parte, aquellos vehículos que determine la sección técnica que no son apto para el servicio sen directamente de baja.

El año que viene se cumplen 10 años del terremoto acontecido en Lorca, ahora, desde la distancia ¿cómo fue esa intervención? ¿qué cambio tras esa actuación en la gestión de las emergencias de la Región?
Puede decirse que fue la primera intervención del CEIS en una emergencia de esa magnitud y supuso el despliegue de todos nuestros medios materiales y humanos. Fueron días de mucha exigencia, al tiempo que de compañerismo.

En lo que se refiere a la gestión de las emergencias, nos enseñó muchas cosas, la más importante, la necesaria coordinación de los grupos. En nuestro caso, los de intervención y los de evaluación de daños. La experiencia adquirida ha llevado a una revisión del Plan de Protección Civil ante el Riesgo Sísmico en la Región de Murcia y creo sinceramente que, a día de hoy, estamos mejor preparados para afrontar una emergencia así.

¿Qué otras intervenciones recuerdan en especial en la Región?
Por desgracia, la Región de Murcia acumula últimamente una serie de catástrofes que van sumándose. Al año siguiente, 2012, tuvimos graves inundaciones en Puerto Lumbreras y Lorca. Y este tipo de situaciones se han venido repitiendo en el Campo de Cartagena casi todos los años, si bien las más graves en 2016 y 2019.

En temporada alta de incendios rurales y forestales (entre mayo y septiembre) son constantes este tipo de intervenciones que nos llevan a un estado de alerta constante. Gracias a la distribución geográfica de nuestros parques de bomberos, a la detección temprana del fuego, la activación inmediata de los recursos y a la pericia y formación de los bomberos del CEIS, se consigue que la mayoría de estos avisos quede en conato.

Nuestro ámbito de actuación es muy amplio:
-Tres grandes autovías recorren la Región de este a oeste (A-7, AP-7) y de norte a sur (A-30) con importante tráfico de mercancías peligrosa por las mismas. En Cartagena se encuentra una de las plantas petroquímicas más importantes de España.
-Riesgo sísmico.
-Riesgo por inundaciones
-Nuestro clima propicia las actividades al aire libre: senderismo, vuelo sin motor, submarinismo, vela, piragua, etc.
-El calor del verano facilita los incendios en el entorno natural.
Así, la variedad de intervenciones es muy importante.

En plena pandemia del coronavirus, ¿Cómo se han adaptado el funcionamiento del servicio a esta nueva situación (medidas, procedimientos, nuevas funciones, …)?
Hemos tomado como referencia las directrices que nos ha marcado nuestro servicio de prevención de riesgos laborales y las difundidas por el Ministerio de Sanidad y Salud Pública. Así, desde el inicio de la crisis se reguló la convivencia dentro de los parques de bomberos en los aspectos como: cambios de guardias, limpieza y desinfección, distancia social, y actividades dentro de los parques.

Han sido medidas radicales que han sido asumidas como propias por la plantilla y ejecutadas con pulcritud. Desde un principio ha habido una concienciación colectiva de la gravedad de la situación y de la importancia que teníamos como servicio esencial. Ha sido de vital importancia mantener fuera de la pandemia el mayor número de bomberos con el fin de asegurar la prestación de nuestro servicio al ciudadano al cual nos debemos.

También se han desarrollado procedimientos de limpieza de instalaciones, medidas de seguridad ante intervenciones e instrucciones técnicas de trabajo relacionadas con algunas intervenciones con presencia de COVID-19.

¿Cuántas intervenciones realizaron en 2019? ¿Cuáles fueron las más habituales?
Las intervenciones realizadas por el CEIS durante el último año fueron de 3933, intervenciones reales. En CEIS dispone de una Unidad de coordinación integrado en el 112; dicha unidad tramitó un número total de llamadas de emergencias de 4933. De ellas, 3933 dieron lugar a intervenciones reales, 857 se dio salida a parque de bomberos y fueron anuladasen camino a las mismas y 142 fueron resueltas desde a Unidad de Coordinación sin necesidad de salida de ningún parque de bomberos. A lo anterior hay que sumar 315 actividades de: prevención, simulacros, visitas de colegios y simulacro de formación a la población. Las intervenciones más habituales fueron incendios forestales agrícolas y de material.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn