• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Entrevistamos a María Ángeles Semprún Guillén, coordinadora médico del departamento de catástrofes y situaciones especiales del SUMMA 112. Unas 60 personas entre médicos, enfermeros y técnicos en emergencias sanitarias han realizado desde el inicio de la pandemia centenares de traslados de pacientes con COVID en estado crítico.

Desde SERVICIOS DE EMERGENCIA hemos tenido la oportunidad de hablar con doña María Ángeles Semprún Guillén, coordinadora médico del departamento de catástrofes y situaciones especiales del SUMMA 112 que ha estado en primera línea de batalla en la crisis sanitaria derivada del COVID-19, junto a todo su equipo de profesionales sanitarios, en los traslados, el trabajo en el hospital de Ifema y otro tipo de intervenciones derivadas de la pandemia.  Semprún es Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid. Formo parte del SESCAM, en el área de gestión integrada de Talavera de la Reina en la subdirección medica de 2013 a 2015. En la actualidad, ocupa la coordinación de este departamento, desde el año 2015.  

¿Cómo podría resumir su trayectoria profesional? ¿Desde qué año ocupa este cargo?
El cargo lo ocupo desde el 2015. Mi primer contacto con el tema de Catástrofes y NRBQ fue durante los cursos presenciales de doctorado en la universidad Complutense de Madrid en los años 90. La asignatura “Guerras y Catástrofes” nos la impartía el entonces Teniente Coronel Merayo y ya nos hablaba del entorno NRBQ durante la guerra entre Irán e Iraq y todo lo que podíamos temer en un contexto intencionado y no intencionado. Ahí me despertó el gusanillo por todos estos temas. Mi trayectoria profesional se puede resumir en experiencia como médico asistencial tanto en A. Primaria como en urgencias Extrahospitalarias y en experiencia como Gestor Sanitario en Sanidad Pública, Sanidad Privada y Mixta.

¿Cómo fue la puesta en marcha del protocolo de actuación ante el COVID-19? ¿Estaba el servicio preparado para una situación así? ¿Existían unas directrices concretas?
En un principio, se pusieron en marcha los protocolos del servicio, que tiene experiencia sobrada con las campañas como la Gripe A, el SARS...  Además, tenemos el protocolo de TSRB (Transporte Sanitario de Riesgo Biológico) y la experiencia en traslados de pacientes con ÉBOLA y Crimea-Congo. Luego se fueron adaptando los protocolos con las instrucciones de Salud Pública enfocándolas al modelo asistencial del SUMMA. También, se da la circunstancia de que el SUMMA desde el 8 de abril de 2019 cuenta con un servicio de Prevención de Riesgos Laborales propio que coordinó la elaboración de un procedimiento integrado de atención a pacientes con infección respiratoria con alerta internacional (SARS y otros), que se fue adaptando a la situación epidemiológica.

¿Cuántos profesionales sanitarios han formado parte del equipo de traslados biológicos por COVID19 dentro del Departamento de Catástrofes y Servicios Especiales?
Unas 60 personas entre médicos, enfermeros y técnicos en emergencias sanitarias, que hemos realizado centenares de traslados de pacientes con Covid en estado crítico. Traslados que son muy duros y extenuantes por su larga duración, el difícil manejo del paciente con los EPIs, la sobrecarga emocional, etc.

A raíz de esta emergencia sanitaria por la pandemia del COVID-19: ¿habría que añadir o incluir nuevos procedimientos en su plan de actuación ante catástrofes y situaciones especiales de cara al futuro?
Los procedimientos siempre los consideramos con carácter dinámico y cada experiencia nos proporciona “Lecciones Aprendidas”; por lo tanto, se han ido adaptando según las circunstancias de los diferentes tipos de traslado y todo lo plasmaremos en un nuevo procedimiento con el resultado de las experiencias vividas por el equipo.

La psicología ha jugado un papel fundamental, tanto para los enfermos como para los profesionales sanitarios. En este segundo caso ¿cuáles han sido las líneas seguidas desde SUMMA 112?
El refuerzo del equipo para apoyo a profesionales y para pacientes. En nuestro caso, LOS PISCÓLOGOS CLÍNICOS DE EMERGENCIAS DEL SUMMA 112 han estado pendientes en todo momento de nosotros.

Antes de esta crisis sanitaria, ¿cuál había sido el escenario más duro o parecido al que se había enfrentado el SUMMA?
El más duro, el 11M, y el más parecido en cuanto volumen de casos, la Gripe “A” y, cualitativamente, el Crimea-Congo.

La falta de EPIS para los sanitarios ha estado a la orden del día. ¿Han tenido problemas para acceder a los equipos de protección desde su departamento?
No. Se pidió la reposición de los mismos cuatro meses antes de la caducidad. La Dirección de Gestión cursó el pedido como habitualmente sin cuestionar la necesidad, con lo que llegó antes de la pandemia por lo que no hemos tenido ningún problema. En el SUMMA 112 podemos decir alto y claro que, a diferencia que lo que haya podido ocurrir entre sanitarios de otros estamentos o servicios, en el SUMMA 112 nunca nos han faltado EPI’s, gracias a las previsiones de la Dirección y al manejo responsable de los profesionales. Es cierto que al producirse una compra centralizada externa al SUMMA, en algún momento puntual la calidad de los EPI’s que nos suministraban no era a la que estamos acostumbrados en este servicio, pero afortunadamente se trató de casos puntuales que se sustituyeron a la mayor brevedad.

La coordinación entre distintos grupos de trabajo, sanitarios, Fuerzas Armadas, Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, Cuerpo de Bomberos y Protección Civil, entre otros, ha sido imprescindible para lograr una lucha eficaz contra el COVID19. ¿Cómo se han coordinado estos dispositivos en las instalaciones del hospital del IFEMA?
Desde mi experiencia, en IFEMA, desde el minuto uno, no había uniformes, había tareas y muchas cosas que hacer. Ha sido un gran trabajo en equipo durante el cual todos hemos aprendido de todos. Los no sanitarios a disposición y siguiendo indicaciones de los sanitarios sin ningún problema; muy al contrario, la colaboración ha sido máxima.

Conscientes del esfuerzo de todos los sanitarios desde el comienzo de la crisis sanitaria, ¿cómo definiría la calidad asistencial y profesionalidad del personal sanitario del SUMMA 112?
Yo siempre digo que quienes componemos el SUMMA somos gente muy especial, a veces muy pesados o insistentes, pero siempre en circunstancias adversas veo a la gente dar el 300% y en este caso todavía más. Esto es lo que hace desaparecer el cansancio. Cuando piensas que ya no puedes más, siempre tienes al lado a los compañeros que encima son capaces de tomarse las cosas con humor.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn