• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Los bomberos de A Coruña adquieren dos máquinas de ozono para desinfectar las instalaciones del parque y los vehículos. El cuerpo compartirá el nuevo equipamiento con el resto de los servicios municipales: Policía Local y Protección Civil.

El Parque de Bomberos de A Coruña ha adquirido dos generadores de ozono transportables para desinfectar sus estancias, despachos y vehículos, que compartirán con la Policía Local y Protección Civil, ya que este es el elemento más eficiente para acabar con todo tipo de microorganismos, según la OMS. La organización detalla que, con concentraciones de ozono de 0,1-0,2 mg/l.mí, se consigue una inactivación del 99% de rotavirus y poliovirus, entre otros patógenos estudiados, pertenecientes todos ellos al mismo grupo IV de los Coronavirus.

El cañón de ozono recoge aire gracias a su turbina, que lo somete a una descarga eléctrica. Una parte de las moléculas de oxígeno se transforman en ozono y se conducen a la salida para que realicen su función, de manera que este es impulsado mediante otra turbina para que su difusión sea la máxima. Una vez configurado el artefacto, su funcionamiento es totalmente autónomo. Cada cierto tiempo, genera una dosis de ozono y la expande en medio. Los lugares recomendados de uso son: los habitáculos de vehículos al regreso de cada intervención, los despachos, la sala de la televisión, la cocina y el cuarto de lavandería.

Para ponerlo a funcionar, se introduce la máquina de ozono en el volumen que hace falta ozonizar, se coloca en una zona elevada y se enchufa a la red. Se selecciona el tiempo de tratamiento (de 1 a 45 minutos), se enciende y se abandona inmediatamente la sala (al final del tiempo programado la máquina se desconecta). Con el fin de evitar accidentes, las y los efectivos colocarán un indicativo en la puerta del recinto para informar de que está prohibido entrar mientras dure el proceso de desinfección total. Una vez finalizado dicho proceso, se deberá esperar 5 minutos antes de que la persona al cargo acceda a la estancia equipada de una máscara de carbón activo y de gafas de protección para desconectar el equipo, extraerlo del recinto y cerrar otra vez el espacio durante los mismos minutos que estuvo funcionando.

El tratamiento de desinfección no se puede realizar en presencia de personas, por lo que el sargento de guardia o el jefe que esté al cargo de cada unidad nombrará en su turno a una o un miembro del equipo como responsable de la limpieza.

En este sentido, el cuerpo de Bomberos de A Coruña, tiene a su disposición un protocolo de actuación en caso de que alguien del equipo presente síntomas por inhalación o por contacto con el líquido en la piel y en los ojos, tales como dolor de garganta y de cabeza, tos o dificultad respiratoria, entre otros muchos, ya que la sustancia puede provocar hasta congelación.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn