• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Hay que consultar a un médico si aparece somnolencia, náuseas o sangrado por oídos o nariz tras sufrir un golpe en la cabeza.

El Servicio de Urgencias Canario (SUC), adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, insiste en la importancia de vigilar los signos de alarma en una persona que haya sufrido un traumatismo craneoencefálico. Para los profesionales del SUC, los principales indicadores de alerta tras un golpe en la cabeza son la alteración de conciencia, la somnolencia o tendencia a dormir, náuseas y/o vómitos y hemorragia o pérdida de sangre por oídos o nariz. Cualquiera de ellos indica que la gravedad del traumatismo es mayor de lo que inicialmente se pudiera pensar.

Ante la aparición de cualquiera de estos síntomas, los médicos coordinadores del SUC insisten en que hay que actuar con rapidez con el fin de evitar complicaciones posteriores y evitar un empeoramiento del herido.

Además, estos síntomas pueden ir acompañados de otros como, dolor fuerte de cabeza, hematomas alrededor de los ojos o de las orejas y alteración en el tamaño o simetría de las pupilas, bien demasiado grandes o pequeñas o con tamaños diferentes.

En caso de que esto ocurriera, se debe alertar inmediatamente al teléfono de emergencias 1-1-2 para que uno de los médicos coordinadores, presentes las 24 horas del día en las salas operativas, indique los primeros auxilios que se deben realizar hasta la llegada de la ayuda sanitaria especializada. Además, si es una caída de altura, es de vital importancia no mover al herido y esperar la intervención del personal sanitario, ya que puede haber provocado lesiones en la columna vertebral, especialmente de las vértebras cervicales.

Mientras llegan los recursos sanitarios más adecuados al tipo de incidente, la persona que se encuentra al lado del herido debe verificar el estado de alerta o conciencia del afectado, si respira correctamente y comprobar la presencia de pulso. Estos datos deben ser comunicados inmediatamente al médico coordinador por si fuera necesario tomar algún tipo de medida adicional.

Por último, el SUC recuerda que, aunque no aparezca ningún signo de alarma, todo traumatismo en la cabeza, causado por mecanismos considerables como caídas, accidentes de tráfico, trauma craneal posterior a un desvanecimiento, etc, debe ser valorado por un médico a la mayor brevedad posible.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn