• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

El Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea, que adjudicará de nuevo todo el servicio para el verano, ha activado una inspección empezando por las zonas de Tudela y Sangüesa para garantizar la calidad del servicio y la seguridad de los pacientes.

El Departamento de Salud del Gobierno de Navarra auditará con carácter inmediato el sector del transporte sanitario, que espera reordenar antes del verano. Para ello ha acelerado los pasos administrativos del nuevo concurso que acabe con la situación administrativa de ‘enriquecimiento injusto’ mediante un nuevo contrato para toda Navarra en el que incluirá elementos que garanticen un mayor control en el cumplimiento de sus condiciones para garantizar la calidad del servicio a la ciudadanía.

Al mismo tiempo, el Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea ha decidido adelantar esa mayor supervisión y fiscalización prevista para el nuevo pliego, activando una auditoria e inspección que empezará por las dos zonas (Tudela y Sangüesa / Zangoza) en la que presta su servicio una de las dos concesionarias, concretamente SSG, que ha registrado el mayor número de problemas.

El Departamento de Salud, siguiendo lo contemplado en el acuerdo programático, anunció recientemente la licitación del concurso del servicio del transporte sanitario, tanto urgente como programado, que se encuentra en situación de ‘enriquecimiento injusto’ desde la segunda parte de la pasada legislatura. En paralelo a este proceso administrativo, el Gobierno también ha aprobado la creación de una comisión técnica interdepartamental para estudiar la actualización del Decreto Foral que regula el sector y que data de 2011, cuyas mejoras serían incorporadas en ese nuevo contrato de servicios que se adjudicará el próximo mes de junio.

Actualmente, Salud está ultimando el pliego de condiciones y el estudio de viabilidad para posibilitar el Acuerdo de Gobierno en diciembre. Esto daría paso al inicio del plazo legal del periodo de propuestas y resolución de las mismas, que debería terminar en junio de 2020, siguiendo un procedimiento administrativo que se ha acelerado al máximo. Se trata, no obstante, de un concurso complejo normativamente hablando y que afecta a un servicio en el que se realizan más de 245.000 traslados anuales, con un coste actual superior a los 15 millones de euros. A día de hoy, prestan ese servicio las empresas Baztan Bidasoa (zonas de Pamplona, Estella, Tafalla, Alsasua y Baztan-Bidasoa) y Servicios Sociosanitarios Generales SSG (zonas de Sangüesa y Tudela).

Ante las numerosas dificultades para sacar un nuevo concurso, el Departamento de Salud confía en que el nuevo concurso reordene un sector que está siendo objeto en los últimos meses de un incremento de reclamaciones de pacientes y protestas sindicales, concentradas en la segunda de las dos empresas que en su día resultaron adjudicatarias y que han seguido prestando el servicio una vez concluido el contrato.

Nuevas cláusulas
El nuevo equipo de Salud decidió, nada más comenzar la legislatura, licitar el servicio, además de crear una comisión técnica interdepartamental para revisar y actualizar el decreto que regula el sector y abordar otros temas contemplados en el acuerdo programático. El SNS-O prevé incluir en el futuro contrato nuevas cláusulas sociales y fórmulas para aumentar el seguimiento y el control del mismo y ha considerado oportuno adelantarse a ese proceso administrativo y activar una auditoría propia, en paralelo a la licitación, y simultánea a contactos con las empresas para instarles a cumplir las condiciones.

Osasunbidea ha mantenido y mantendrá encuentros y contactos con otros departamentos del Gobierno así como con las diferentes fuerzas sindicales y profesionales y con las dos empresas adjudicatarias. En el caso de SSG, le ha urgido aplicar el convenio colectivo del sector, además de instarle a cumplir con otros elementos del compromiso vigente hasta la nueva adjudicación. Tras las correspondientes inspecciones, que se iniciarán en la zona de Tudela y Sangüesa, el Departamento de Salud tomará las decisiones que se deriven de sus resultados, primando el servicio de atención a la ciudadanía.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn