• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

El Ictus es la primera causa de mortalidad en las mujeres y la primera causa de discapacidad permanente en los adultos.

El pasado 29 de octubre, se celebró el Día Mundial del Ictus para concienciar sobre esta enfermedad. El Ictus es un accidente vascular cerebral que afecta a los vasos sanguíneos que suministran la sangre al cerebro. La enfermedad cerebrovascular (ictus) supone uno de los principales problemas sociosanitarios en España y es la primera causa de mortalidad en la mujer y se convierte en la primera causa de discapacidad permanente en los adultos.

El ictus es una enfermedad que requiere atención inmediata y se beneficia de una asistencia especializada y precoz. La intervención de especialistas con experiencia en enfermedades cerebrovasculares mejora la evolución de los pacientes y reduce los costes del proceso.

En los últimos años, se ha organizado la atención de estos pacientes mediante estrategias de coordinación entre niveles asistenciales, conocidas como Código Ictus (CI). El principal objetivo del CI es conseguir que el paciente sea estabilizado y trasladado en el menor tiempo posible a un centro hospitalario donde se pueda ofrecer el tratamiento específico adecuado. Están plenamente demostrados los beneficios del CI en cuanto a la reducción en los tiempos asistenciales, el incremento del número de pacientes tratados con trombólisis y de su beneficio clínico.

El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) utilizan la Escala RACE (Rapid Arterial Occlusion Evaluation) como herramienta para identificar a los pacientes con diagnóstico de Ictus agudo y valorar la gravedad de los síntomas en la atención prehospitalaria por parte de los técnicos de emergencias (TES). Es una escala de valoración de la gravedad de los enfermos con sospecha de ictus desarrollada conjuntamente por el Servicio de Neurología del Hospital Germans Trias i Pujol y el SEM.

La información clínica que aporta esta escala prehospitalaria es de gran utilidad para el centro receptor del Código Ictus, ya que permite conocer con más exactitud la gravedad del paciente y preparar las medidas diagnósticas y terapéuticas adecuadas.

Desde 2014 el porcentaje de enfermos a los que se ha valorado con la Escala RACE ha ido aumentando progresivamente, desde el 22,7% a alcanzar actualmente el 97,49%. En el año 2014 eran 4.383 las personas atendidas a partir de un Código Ictus, mientras que el 2018 se convierten 5.759.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn