• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Los profesionales del 061 consiguieron reanimar y llegar a las urgencias hospitalarias el 40% de las paradas cardiorrespiratorias asistidas.

El SAMU 061 de las Islas Baleares obtuvo en 2018 los datos más altos de reanimación cardiopulmonar de entre todos los servicios del Estado que tienen registro. Los profesionales del 061 consiguieron reanimar el 40% de las paradas cardiorrespiratorias asistidas, llegando a las urgencias hospitalarias estabilizadas mientras que la media estatal se situó entre el 23-27%. Tal como explica el director médico del 061, Txema Álvarez, “Estos datos reflejan el buen trabajo que se ha hecho en cuanto al tiempo de respuesta, pero todavía hay margen de mejora en cuanto a la concienciación de la población”.

En Baleares ocurren cada año 54 casos por 100.000 habitantes por parada cardiorrespiratoria y, de estos, el 43% consiguen ser reanimados por 061. Estas cifras son posibles gracias a la 'cadena de supervivencia' formada por cinco eslabones: la primera, el alerta precoz del sistema; la segunda, la aplicación precoz de las técnicas de soporte vital básico; tercera, la desfibrilación precoz; cuarta, el soporte vital avanzado precoz, y quinta, los cuidados post-resucitación.

La importancia del factor tiempo hace que el adjetivo precoz sea siempre presente. Cuando la reanimación cardiopulmonar aplica dentro de los 4 primeros minutos y la avanzada dentro de los 8 primeros minutos, la supervivencia alcanza el 43%, mientras que si la RCP avanzada se retrasa hasta los 16 minutos, el índice de supervivencia cae un 10%.

El tiempo medio de respuesta a las Baleares, desde que el 061 recibe la llamada hasta que llega el equipo de emergencia, es de 8 minutos. La media de edad de pacientes atendidos se sitúa en los 60 años, y los hombres, en un 75%, son los que representan una prevalencia mayor a la muerte súbita.

En cuanto al motivo de la llamada: en un 60% de los casos fue por inconsciencia del paciente; en un 12%, por dificultad respiratoria; un 12%, por ahogamiento; un 10%, por mal torácico, y un 6%, por trauma.

Del total de casos, el 50% de las reanimaciones cardiopulmonares se llevaron a cabo en el domicilio y el otro 50% en un lugar público.

De estos datos se desprende la importancia de sensibilizar a la población en la necesidad de aplicar las técnicas de reanimación cardiopulmonar a un paciente con parada cardiorrespiratoria dentro de los primeros 4 minutos. En este sentido, durante el año 2018 se formaron 250 policías y 300 profesores en técnicas básicas de RCP.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn