• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
BUFF 2019
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Este sistema, que permite reducir en 30 minutos la evacuación, que cuenta el respaldo de la Comisión Europea y su financiación procedente del programa Horizonte 2020 de investigación e Innovación. Actualmente, se está implantando ya en autobuses de varias compañías.

La empresa española E-Rescue lanzó al mercado en mayo del 2017 una novedad mundial para el rescate de las víctimas de autobús. El pasado 1 de julio se presentó en Madrid este novedoso sistema en la 1ª Jornada sobre Seguridad en los Autobuses, que tuvo lugar en la sede de la CEOE, y contó con la presencia de representantes de COFEBUS, DGT, Ministerio de Fomento, APRAT (Asociación de Profesionales en Accidentes de Tráfico), SUMMA 112, AESLEME (Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal), y por supuesto, Sergio De Rico Herrero, responsable de E-RESCUE.

El sistema E-RESCUE consiste en instalar un equipo de inmovilización y extracción de las víctimas en cualquier tipo de asiento de cualquier autobús homologado. Este sistema permite reducir la evacuación a 30 minutos frente a las 2 horas que es lo habitual, con lo que se logra salvar la vida de muchos heridos críticos en los 60 minutos de oro que suceden a todo accidente de tráfico. Además, la inmovilización y extracción utilizando el propio asiento permite que los heridos no sufran en la manipulación y traslado a una camilla con lo que se evita un 50% de lesiones irreversibles de médula.

Se trata de un innovador sistema integrado en los asientos del autobús que facilita el rescate de pasajeros en caso de accidente. Pionero en el mercado, E-Rescue permite a los profesionales de rescate inmovilizar al ocupante contra su butaca (respaldo y base del asiento) y liberar el asiento completo para trasladar así al conjunto “paciente-butaca” hasta la atención médica de la forma más segura y rápida posible. Esta patentado en 10 países de la Unión Europea y en Estados Unidos, México, Brasil y China. Además, cuenta con la certificación AENOR UNE26107. El sistema ha sido avalado por la DGT, SUMMA 112, ASEPA (Asociación Española de Profesionales de la Automoción) y el SAMUR, entre otros.

El sistema E-Rescue consta de tres elementos:
1- Un mecanismo de anclaje para los asientos que permite separar la butaca de la base e incluye unas cinchas para inmovilizar las piernas.
2- Un arnés para inmovilizar el eje cabeza-cuello-columna, que se presenta enrollado en forma de rulo. Los rescatadores lo posicionan por detrás del respaldo y fijan con sus cinchas a cada paciente, que queda inmovilizado contra su respaldo.
 3- Un collarín cervical multitalla.
Estos tres elementos quedan ocultos en un compartimento cerrado situado bajo las butacas. La apertura de la tapa sólo se realiza en caso de emergencia.

Sergio De Rico Herrero es el autor de este proyecto en el que ha estado investigando y desarrollando durante 15 años. Ha trabajado durante tres años como técnico de urgencias y emergencias evacuando a cientos de víctimas de accidentes. Como ingeniero industrial ideó este sistema que ahora se presenta.

¿Cómo funciona E-Rescue?
Los equipos de rescate abren el compartimento bajo las butacas para sacar los collarines y los arneses de inmovilización. Se inmoviliza al paciente completamente contra su butaca. Se libera el mecanismo de anclaje tirando de la cincha roja que aparece por delante, bajo el asiento y, una vez liberado, se separa la butaca de su base y se traslada al paciente a una camilla. Es un sistema de rescate insuperable en cuanto a la calidad de la inmovilización que ofrece y la rapidez de extracción y evacuación de los heridos.

Un sistema homologado
Tras varios prototipos y pruebas, el sistema E-Rescue está protegido por una patente internacional y ha pasado holgadamente las pruebas de homologación. Tras comprobar la resistencia con cargas de tracción superiores a 1.250 Kg de fuerza en cada cinturón, el mecanismo de anclaje de E-Rescue se abre sin dificultad y el asiento puede ser extraído por dos personas sin ayuda de herramientas.

E-Rescue se puso a prueba en un simulacro de rescate en el que se equiparon todas las plazas de un autobús con este sistema. Al comparar el E-Rescue con los medios actuales de rescate, el resultado fue abrumador: E-Rescue reduce a menos de un tercio el tiempo de rescate de los heridos (se evacuó un autobús entero en 30 minutos), con una calidad de inmovilización insuperable. Con ello, se garantiza el rescate y evacuación de todos los heridos de un accidente de autobús antes de que transcurra la “hora de oro”, algo hasta ahora inimaginable en un escenario de rescate de múltiples víctimas. Todo el personal sanitario que participó en el simulacro reiteró su interés y apoyo al proyecto.

Los profesionales del sector del transporte de pasajeros que ya conocen este sistema aprecian la seguridad adicional que aporta y desearían verlo incorporado en los autobuses en los que viajan, e incluso en sus vehículos personales. Además, las instituciones y asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico y de lesionados medulares apoyan su implantación.

Se espera que muy pronto se implante a gran escala en autobuses y autocares, lo que impulsará también su futura incorporación a los turismos.

1ª Jornada sobre Seguridad en los Autobuses
En el marco del comienzo de la operación salida de verano 2019 tuvo lugar esta jornada orientada a concienciar sobre la seguridad en carretera y presentar los últimos avances en los sistemas de seguridad.

La inauguración corrió a cargo de Rafael Barbadillo, presidente de CONFEBUS, asociación de la cual E-RESCUE es socio colaborador. Barbadillo apuntó datos muy relevantes sobre el autobús “es el modo más seguro de la carretera a pesar de compartir infraestructura con otro modos de transporte, y contamos con la flota más moderna después de la holandesa”.

Durante la Jornada también intervino Benito Bermejo, Subdirector del transporte por carretera del Ministerio de Fomento, que habló, en especial, sobre los pliegos concesionales “13 de los 100 puntos de los pliegos corresponden a seguridad, considerando que ya partimos de un mínimo muy exigente”; y los objetivos de la administración, “la estrategia de movilidad desde el Ministerio de Fomento pasa por que uno de sus ejes principales es la seguridad, queremos una movilidad segura, sostenible y conectada”. 

Y llegó el turno de APRAT, Pedro Antonio Ruiz, Presidente de la asociación profesional de rescate en accidente de Tráfico, que defendió durante su intervención la necesidad de un trabajo unificado entre los servicios de emergencias para realizar procedimientos iguales o similares, que permitan acortar los tiempos, la necesidad formativa en las nuevas propulsiones de vehículos y otros tipos de innovaciones al respecto y destacó, finalmente, la dificultad de intervenciones de rescate en los autobuses, en los que en muchas ocasiones la complejidad lleva a necesitar andamios, u otro tipo de equipamiento.

Estrella Colorado, Médico del SUMMA 112, por su parte, dio una visión más sanitaria de los rescates en accidentes de tráfico, y destacó la importancia del periodo de oro (cada paciente cuenta con uno concreto), y las bases sobre las que se asienta la asistencia llevada a cabo desde el servicio SUMMA 112, la seguridad del paciente, la humanización de la asistencia, la mejora e innovación permanente, el aprendizaje continuo, y el compromiso de responsabilidad con la sociedad.
Como no podía ser de otra manera, la jornada contó con la visión de los afectados. Mar Cogollos, Presidenta de AESLEME (Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal), que incidió en la importancia del rescate adecuado para prevenir lesiones. Dio datos muy reveladores. “Entre de los años 90 a los 2000, los estudios demostraron que el 5% de las lesiones eran producidas por personas que en el intento de ayudar al accidentado habían procedido de cualquier manera, produciendo graves lesiones, esto es tremendo, hay que concienciar en la prevención”. Además, también apuntó, que el cinturón sigue causando el 25% de las muertes en accidentes de tráfico en nuestro país.

Bartolomé Vargas, Fiscal de Seguridad Vial del Ministerio de Justicia, llevo a cabo la intervención sobre responsabilidad civil y penal en los accidentes, y las consecuencias de no ponerse el cinturón. Explicó, junto a Rosa Pérez, del Ministerio de Justicia, los procedimientos sancionadores, indemnizaciones, investigaciones, etc.

La clausura corrió a cargo de Pere Navarro, Director General de Tráfico, que alabó el papel de CONFEBUS “han hecho de la seguridad vial una obsesión, ya van muy por delante de la administración del sector”. Y dio los últimos datos recogidos por la administración sobre las muertes en accidentes de tráfico “se han reducido un 10%, 50 personas menos que en el primer semestre de 2018”. Y terminó apuntando el gran ejemplo de I+D de E-RESCUE, “nos falta infraestructura de apoyo para que se lleven a cabo más investigaciones como esta”.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn