• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Sensotran desarrolla un dispositivo para los bomberos que los alerta de gases tóxicos y los geolocaliza en espacios cerrados.

La empresa catalana Sensotran, especializada en la producción de sensores de detección de gases, ha desarrollado un único dispositivo para los servicios de emergencias capaz de detectar la presencia de gases tóxicos, geolocalizar los bomberos en espacios cerrados (edificios, sótanos o túneles) y medir sus constantes vitales. Los bomberos pueden llevar consigo durante su actividad este dispositivo de dimensiones reducidas, que informa a las unidades de control en tiempo real para que puedan vigilar el estado físico de cada agente durante una actuación.

Para este proyecto Sensotran ha contado con el apoyo de ACCIÓN -la agencia para la competitividad de la empresa, dependiente del Departamento de Empresa y Conocimiento del Gobierno de la Generalitat de Cataluña- a través del programa de ayudas Núcleos de I + D Empresarial Internacionales, que impulsan proyectos empresariales de I + D entre empresas catalanas y socios internacionales. En concreto, se ha concedido una ayuda de 102.000 euros a la empresa catalana para este proyecto en el que trabaja en colaboración con la empresa alemana Telocate (especializada en tecnologías de localización), la universidad alemana de Freiburg y el centro de Ingeniería de Microsistemas para Instrumentación y Control (CEMIC) de la Universidad de Barcelona (UB).

De acuerdo con el CEO de Sensotran, Marco Delgado, el objetivo del proyecto es crear "un único dispositivo que concentre todas estas funcionalidades y sirva como elemento de gestión de la salud de los bomberos", de manera que el centro de control pueda actuar inmediatamente si algún efectivo no se encuentra bien o está sobreexpuesto a gases nocivos durante una operación. Así, el dispositivo incluye un sistema de banda ultra ancha (UWB) para localizar los efectivos en espacios cerrados (una capacidad que no tiene el sistema GPS, por ejemplo), una pulsera que mide sus constantes vitales (frecuencia cardíaca, saturación de oxígeno, CO2 en sangre, etc.) y un conjunto de sensores fotométricos que detectan gases tóxicos complejos y alertan al usuario si entra en contacto a través de un código de colores, una técnica que, según Delgado "no se había empleado nunca en este ámbito ". El consorcio prevé contar con una primera prueba piloto de esta solución durante el próximo año.

Para Delgado, "el proyecto nació por una necesidad que nos comunicaron los bomberos, pero aún centrandose inicialmente en sus necesidades, el dispositivo será útil para cualquier colectivo que trabaje en espacios confinados tales como mineros o los trabajadores de astilleros". Así, el CEO de Sensotran subraya que "es muy interesante colaborar con otras empresas y entidades expertos en ámbitos que nosotros no controlamos porque esto nos permite desarrollar un producto global que ofrezca todas estas funcionalidades en un único dispositivo". De hecho, desde la red de oficinas de ACCIÓN en el exterior se ofrecen servicios de apoyo a la búsqueda de socios tecnológicos dirigidos a empresas y otros agentes del ecosistema de innovación catalán para fomentar la cooperación internacional.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn