• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Es conveniente conocer cuáles son las opciones y procedimientos a seguir para evitar complicaciones. Ante cualquier tipo de incidente, a la hora de ser trasladado como paciente, tanto en nuestro país, como desde el extranjero, es conveniente conocer cuáles son las opciones y procedimientos a seguir para evitar complicaciones. Un reportaje de nuestro colaborador Cristian Fernández Giner, TES de SUMMA112 Madrid.

Desde la Sanidad pública de nuestro país, según el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, y cito textualmente: “cuando una comunidad autónoma decida trasladar a un paciente a otra comunidad con el fin de prestarle asistencia sanitaria que no es posible facilitar con sus propios medios, proporcionará el transporte sanitario al paciente que lo precise, tanto para su desplazamiento al centro sanitario, como para el regreso a su domicilio si persisten las causas que justifican la necesidad de esta prestación. En caso de utilizarse transporte aéreo o marítimo, la comunidad receptora se hará cargo del traslado del paciente desde el aeropuerto, helipuerto o puerto hasta el centro sanitario, así como del regreso desde éste hasta el aeropuerto, helipuerto o puerto si persisten las causas que motivan la necesidad de transporte sanitario.

Cuando un paciente desplazado transitoriamente a otra comunidad autónoma ha recibido asistencia sanitaria urgente, la comunidad de origen del paciente es la que se hace cargo del transporte sanitario que precise por causas estrictamente médicas para su traslado a la comunidad de origen, bien a su domicilio o a otro centro sanitario”.

Obviamente, el medio de transporte sanitario será el adecuado a las circunstancias, dotando de facultativo si es preciso, o incluso, si procede, haciéndose cargo un Soporte Vital Avanzado por patología del paciente.

Existe la opción de procurar el traslado a casa de manera particular abonando la cantidad correspondiente, o a través de un seguro privado, siempre y cuando se obtenga la autorización del personal facultativo responsable del paciente y la aceptación del hospital receptor del mismo. Diferentes empresas de transporte sanitario por carretera y de aerotransporte ofrecen sus servicios en una amplia gama de opciones.

Por otro lado, cuando se trate de situaciones derivadas de accidentes de tráfico o laborales; así como percances en viajes turísticos y actividades deportivas, serán las mutuas y compañías de seguros las que se harán cargo de estos traslados y todos los subsidiarios, como consultas, rehabilitaciones, etc.; siempre y cuando se tengan contratados. De ahí la importancia de realizar actividades de riesgo y turismo bajo el paraguas de un seguro que cubra estas necesidades. Los costes de cualquier traslado sanitario, así como de pruebas médicas, ingresos y demás, son mucho más elevados de lo que se pueda creer, y esto solo en España; fuera de nuestro país es realmente cara la asistencia sanitaria. Lo veremos más adelante cuando trate las repatriaciones.

Procedimientos
En cuanto un paciente, por distintas razones, es ingresado fuera de su CCAA, se intenta en la medida de lo posible su retorno al lugar de origen; ya sea por el alta hospitalaria, por necesidad de atención especializada o por razones de historial clínico. Cuando se obtiene el beneplácito del médico responsable del paciente y la admisión del centro médico receptor, desde la Gerencia de Salud correspondiente, o, incluso, desde el propio hospital, si se da el caso, se comunica la solicitud de traslado. La empresa concesionaria se ajusta a las necesidades del traslado y dota de personal y equipación la ambulancia para el retorno a su CCAA en las mejores condiciones posibles.

En el caso de seguros privados, el desplazamiento se dará igualmente en transporte terrestre, aerotransporte o por vía marítima, dependiendo de la patología del paciente y lugar de ubicación. Prácticamente todas las compañías privadas de salud cuentan, bien con medios propios y equipos médicos especializados, o contratan empresas para estos menesteres. El retorno al lugar de origen se da en numerosas ocasiones, por lo que es habitual que figure en las condiciones cubiertas por la compañía aseguradora.

Es relevante conocer que un traslado terrestre nacional intercomunitario de manera privada puede suponer un desembolso aproximado de unos 2000 euros en la península, dependiendo de la dotación necesaria y los kilómetros a cubrir. El precio aumentará desde cerca de los 5000 euros en adelante si el medio utilizado fuese un helicóptero; incrementándose, y pudiendo alcanzar, incluso superar los 30000 euros, si la opción fuese un avión ambulancia.

REPATRIACIONES SANITARIAS
Llamamos repatriación sanitaria a aquellos traslados de pacientes desde el país de destino al de origen. Los motivos que justifican este tipo de traslados se fundamentan en la necesidad de recibir un tratamiento adecuado, no posible en el lugar del incidente ; la importancia de acercar al paciente a su entorno, por todo lo que conlleva para familiares y el propio afectado, siempre y cuando se den las condiciones sanitarias y burocráticas adecuadas; la pérdida de cobertura sanitaria del seguro en vigor y lo relativo a la incapacidad  económica para afrontar los gastos que, dependiendo del país, pueden resultar realmente desorbitados.

Procedimientos
A la hora de comenzar los trámites para repatriar a un paciente, nos encontramos con que cada país tiene sus normas, su legislación y sus procedimientos, por lo que las repatriaciones sanitarias no siempre resultan sencillas.

La decisión de traslado conlleva el acuerdo de todas las partes: personal sanitario a cargo del paciente en el lugar de destino, el propio paciente y/o familiares, el personal responsable del centro médico receptor y, dependiendo de las relaciones internacionales, en ocasiones, el conocimiento y autorización de algún responsable político del sistema de salud del país en cuestión.

A la hora de elegir medio de transporte, prima el necesario por la patología del paciente que, si es preciso, será trasladado con el equipo médico oportuno y la electromedicina adecuada para un traslado seguro en la medida de lo posible.

Medios de transporte
Desde los centros hospitalarios hasta el medio elegido de aerotransporte, el paciente viaja hasta el aeropuerto en la ambulancia correspondiente.

Vuelos comerciales en línea. Dependiendo de la patología a tratar, existen tres opciones para este medio: siendo de carácter leve la dolencia del paciente, puede viajar sentado en su asiento correspondiente y acompañado de un facultativo, que portará consigo lo necesario en caso de tener que actuar. Si la situación obliga a trasladar decúbito al paciente, las compañías aéreas ofrecen una camilla plegable y adaptable (stretcher) que se acopla sobre varios asientos con cortina separadora donde es vigilado por personal sanitario. La tercera, para pacientes críticos, sería en los denominados “PTCS” (compartimentos de transporte de pacientes). Lejos de la  mirada del resto de viajeros y atendidos en todo momento por personal facultativo y material sanitario y de electromedicina para responder ante cualquier eventualidad.

Helicópteros sanitarios. Si la distancia desde el lugar de despegue hasta el de aterrizaje es compatible con estos dispositivos, es una de las mejores opciones para trasladar pacientes. Por autonomía, versatilidad, rapidez y la posibilidad de recoger y trasladar al paciente hasta la puerta del centro médico en cuestión sin  intermediarios. Van equipados con los dispositivos de un soporte vital avanzado con posibilidad de trasladar pacientes críticos en condiciones óptimas de seguridad.

Existen un número importante de modelos de helicópteros utilizados, los más frecuentes son: AUGUSTA AW109, BELL 412EP, EC 135, EC 145 y AS 365 DAUPHIN.

Aviones ambulancia. Son aparatos adaptados para todo tipo de pacientes, independientemente de su patología. Los equipos sanitarios son profesionales experimentados para tratar con pacientes críticos, incluso pueden incorporar incubadora de traslado. Van equipados con material fungible, de inmovilización y material de electromedicina, como respirador artificial, monitor desfibrilador, bombas de perfusión, ecógrafos portátiles, etc. Es prácticamente una UVI-Móvil en el aire.

También existe una gama amplia de aparatos modificados como aviones ambulancia: BOMBARDIER CHALLENGER 300, 6054 o 650; CESNA CITATION 525b CJ3 o 550 BRAVO; DORNIER YET 328-300; LEARJET 35A o FALCON 900 son algunos de ellos.

Empresas de aerotransporte
Existen empresas especializadas en repatriaciones internacionales que ofrecen sus servicios de manera particular o para compañías aseguradoras que cubren entre sus coberturas estos supuestos.

CENTRAL DE VUELOS AMBULANCIA® cuenta con un amplio dispositivo de aerotransporte dotado de helicópteros y aviones ambulancia con personal sanitario cualificado; también en tareas administrativas para realizar las gestiones burocráticas correspondientes. Su amplia experiencia en el sector y sus numerosos recursos la avalan. Disponen de personal formado y originario de distintos países para reducir los problemas de procedimiento y/o protocolarios que puedan surgir.

AVIJESA FLIHT SERVICE presume de experiencia con más de veinte años en el sector, con medios propios y personal altamente cualificado; todo ello a través de formación continuada en fisiología y metodología avanzada que le ha valido la concesión de certificación de la norma de calidad ISO 9001-2008 en Transporte Sanitario Aéreo en su oferta de servicio Medic Flight. Ofrece aviones de corto, medio y largo alcance.

El grupo HEALiX ESPAÑA, SL proporciona soluciones integrales de asistencia sanitaria. Aseguran contar con la experiencia necesaria y un equipo médico de contrastada reputación. Trabajan en los cinco continentes y gestionan más de dos mil repatriaciones al año desde 110 países de todo el mundo.

En lo relativo al coste de estas repatriaciones, las sumas no son baladíes. Hablamos de cantidades realmente elevadas. Un traslado en avión ambulancia dentro de Europa rondaría los 15000 euros. Si es intercontinental, dependiendo del país de destino, nos movemos en cifras que oscilan entre los 70000 euros y los 150000 euros. De ahí la importancia que recalcaba con anterioridad de viajar con este tipo de respuesta asegurada. Y no solo para las repatriaciones en sí; un ingreso hospitalario en un país tan cercano, como puede ser Francia, ronda los 800 euros al día; una intervención relativamente sencilla, puede suponer un coste total de 4000 euros.

En países como EEUU, Canadá o Japón, las cifras se disparan hasta los 4000 euros por día de hospitalización y 600 euros por una prueba médica, como pueda ser un escáner. Una intervención sencilla quirúrgica de urgencia nos supone un gasto al alta, con ingreso, tratamiento y hospitalización cercano a los 13000 euros.

Si el dinero no supone un problema, el servicio de transporte “VIP” resulta obviamente más completo; con asesoramiento personal 24horas, información y comunicación directa con clínicas especializadas, máximo confort en el vuelo para pacientes y acompañantes, pudiendo trasladar en el mismo avión ambulancia hasta 50 personas con todo tipo de atenciones: catering a elegir, gestión de alojamientos, equipaje, etc. Por supuesto, personal sanitario nativo o políglota, altamente cualificado y experimentado con seguimiento integral del paciente.

RECOMENDACIONES
El Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC) recomienda y difunde a través de su página web una serie de consejos e indicaciones muy interesantes a tener en cuenta a la hora de viajar al extranjero; principalmente en países con riesgo de atentado terrorista, secuestro, conflictos sociales y políticos graves o inclemencias meteorológicas y catástrofes naturales. Independientemente, desde el ministerio, se incide encarecidamente en que cualquier decisión relativa a viajar, permanecer o abandonar un país, corresponde exclusivamente al ciudadano.

Dentro de la web, existen diferentes enlaces donde recabar información actualizada de países del todo el mundo, así como de alertas por tiempo extremo en países de Europa y de manera global.

Para evitar la ralentización burocrática a la hora de una repatriación personal, por cualquier tipo de incidente, o masiva, por catástrofe, conflicto armado, etc., es importante inscribirse en el registro informático de viajeros con conocimiento en la embajada española o consulado correspondiente.

Salvo en algunos países de la UE y del Espacio Económico Europeo, la prestación de la seguridad social no cubre la hospitalización, el traslado de heridos ni la repatriación de cadáveres. Por ello, se insiste en la necesidad de contratar un seguro que cubra entre sus coberturas todo tipo de atención sanitaria y repatriaciones internacionales.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn