• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Los Mossos y la Guardia Urbana mejoran la atención de personas en estado de agitación gracias a un nuevo protocolo con recomendaciones del SEM y las sociedades científicas. Sólo en la ciudad de Barcelona, ??el SEM atiende un promedio de 4 casos al día.

El pasado 21 de marzo, la Guardia Urbana de Barcelona, los Mossos, el SEM, el Consorcio Sanitario de Barcelona, ??la Sociedad Catalana de Psiquiatría y Salud Mental y la Sociedad Catalana de Medicina de Urgencias y Emergencias se reunieron para acordar la puesta en marcha del protocolo conjunto de actuación ante personas con agitación psicomotora y finalizar el trabajo conjunto para mejorar su atención.

El circuito de atención urgente específico para personas con agitación psicomotora pretende proporcionar una guía de actuación protocolizada ante las situaciones de máximo riesgo, determinadas por la agitación psicomotora que comprometen la seguridad del / a afectado / a y de otras personas. Gracias a una serie de recomendaciones basadas en la evidencia científica, se pretende mejorar la atención a este tipo de pacientes, minimizando los riesgos a través de una atención escalonada, proporcionada y coordinada.

En el transcurso de la vida, las personas pueden sufrir un episodio de agitación, ya sea de origen orgánico, por causa traumática, producido por un trastorno de la conducta o bien por un consumo de algunas sustancias, que puede conllevar alteraciones físicas severas, que se consideran emergencias.

A lo largo del 2018 en la ciudad de Barcelona, el SEM atendió casi 1.500 personas con agitación psicomotora, un 0,53% de la actividad total que ha requerido la movilización de al menos una ambulancia en este municipio (272.992 incidentes). Se trata de una media de 4 casos al día en que se requiere la actuación conjunta y coordinada del SEM con los cuerpos policiales.

En este protocolo se definen las fases de la intervención. Se prioriza la contención verbal, seguida de la física (si la primera no es suficiente) y, finalmente, se describe el procedimiento de la contención farmacológica.

El protocolo facilita la atención y el acompañamiento a la persona agitada desde el inicio hasta el alta hospitalaria. Se inicia con una acción coordinada entre SEM - Mossos y / o Guardia Urbana. Si se requiere, el SEM traslada a la persona, alertando previamente en el hospital de destino para definir la recibida en el servicio de urgencias hospitalario, en un espacio específico creado a tal fin. Finalmente, se hace seguimiento hospitalario hasta su alta y vinculación a los centros de salud comunitarios.

Tanto la Sociedad Catalana de Psiquiatría y Salud Mental como la Sociedad de Medicina de Urgencias y Emergencias (SOCMUE) han impulsado la revisión de los procedimientos médicos del anterior protocolo, dando importancia a la coordinación del SEM y los cuerpos policiales.

Hay dos acuerdos de actuación fundamentales en el protocolo: los pasos a seguir en la atención a la persona con agitación psicomotora (VIDA) y que hay que evitar a la hora de hacer la contención física (STOP).

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn