• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Esta clase teórica y práctica forma parte del Plan de Formación 2019 del Ayuntamiento de Cartagena, compuesto de seis talleres, como el de técnicas de aperturas de cerraduras de puertas en casos de emergencia que ya fue impartido el pasado enero.

La Calle Luis Braille, Montamaro, Eduardo Marquina y Estrella Sirio se han convertido en los lugares de prácticas de los Bomberos de Cartagena. 16 miembros del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento del Ayuntamiento de Cartagena han estado realizando, en estos puntos de Cartagena, clases de formación sobre el manejo de vehículos de altura, impartidas por dos bomberos de Madrid.

Esta clase teórica y práctica forma parte del Plan de Formación 2019 del Ayuntamiento de Cartagena, compuesto de seis talleres como el de técnicas de aperturas de cerraduras de puertas en casos de emergencia, que fue impartido por los Bomberos de Ávila, el 31 de enero, en la Escuela de Seguridad Pública.

El concejal de Seguridad Ciudadana, Manuel Mora, ha explicado que “el taller ha consistido en aprender de forma práctica a utilizar de manera eficiente la escala grande, una escala de 37 metros, fuera del parque de Bomberos en situaciones lo más ajustadas a la realidad”.

Se trata de situaciones que los bomberos pueden encontrarse cuando tiene que acudir a incendios registrados en pisos superiores en los que puede resultar complicado acceder si no se tiene una preparación adecuada y se conocen bien las limitaciones y posibilidades de los medios con que se cuentan.

Uno de los bomberos encargados de impartir el curso, Jesús Hernando, monitor del Curso de Intervenciones de Bomberos con Auto Escaleras Automática, ha señalado que “los bomberos encuentran numerosos obstáculos a la hora de realizar sus labores con el vehículo de altura porque por ejemplo, este tiene unos alcances limitados, las distancias que se producen por el urbanismo y los jardines, las calles estrechas o los vehículos que se encuentran aparcados en ellas”.

Jesús Hernando ha concluido destacando que “no solo se utiliza el vehículo con escaleras automáticas en caso de incendios sino también en otras situaciones como saneamiento de fachadas, en días de viento, entradas forzosas en viviendas, para ayudar a personal sanitario cuando no pueden evacuar a las personas por las escaleras o para acoplar una camilla para rescates sanitarios”.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn