• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

La Serie 3000™ es la caja de cambios más solicitada por los servicios de emergencias y bomberos. Las transmisiones completamente automáticas de Allison son fiables, incluso en las condiciones más duras.

Allison Transmission ha estado presente en CIPE 2019, Congreso International de Prevención y Emergencias, celebrado los pasados días 13, 14 y 15 de marzo en Málaga. En el que presentó la Serie 3000™. La Serie 3000™ es la caja de cambios más solicitada por los servicios de emergencias y bomberos. Las transmisiones completamente automáticas de Allison son fiables, incluso en las condiciones más duras.

Las cajas automáticas Allison ofrecen un mayor control y maniobrabilidad del vehículo, además de una conducción mejorada que permite llegar a destino de una forma segura. Cuentan con nuestra Continuous Power Technology™ (Tecnología de par continuo), que aporta más par y potencia a las ruedas que otras tecnologías de transmisión. Las transmisiones Allison aceleran más rápido que las transmisiones manuales o manuales automatizadas (AMTs) y ofrecen un arranque superior con una aceleración hasta un 35% más rápida. Esto se debe a que cada vez que una transmisión manual o una manual automatizada cambia de marcha, el vehículo pierde impulso perdiéndose esos segundos que resultan críticos en situaciones de emergencia.

Asimismo, la integración de la carrocería y el equipo de bombeo son fundamentales para la eficacia de un camión de bomberos. El módulo de control de la transmisión Allison dirige cómo y cuándo entra en funcionamiento la toma de fuerza (PTO) y supervisa las condiciones operativas para minimizar posibles daños y riesgos.

Finalmente destacar que las cajas automáticas Allison están diseñadas para ofrecer durabilidad y bajo mantenimiento y poder desarrollar el trabajo en las situaciones más duras. Gracias a los prognostics Allison, se aseguran prolongados intervalos de mantenimiento que mantienen el vehículo trabajando más tiempo. Además, al no incorporar un embrague mecánico, los componentes de la cadena cinemática sufren menos desgaste. Los conductores consiguen una potencia más constante y segura para las ruedas, menos averías y pueden hacer más kilómetros antes de tener que pasar por el taller.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn