• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Dentro de la categoría de ambulancias asistenciales, se trata de vehículos tipo C En el transporte sanitario por carretera, las ambulancias de soporte vital avanzado, también denominadas uvi-móvil, forman el equipo potencialmente más resolutivo y completo ante urgencias y emergencias sanitarias. Artículo de nuestro colaborador Cristian Fernández Giner, TES de SUMMA 112 Madrid.

Dentro de la categoría de ambulancias asistenciales, se trata de vehículos tipo C, las cuales han de dar asistencia completa en urgencias y emergencias in situ, pudiendo trasladar al centro útil correspondiente a pacientes en estado crítico con soporte y asistencia vital avanzada.

Para ello cuentan con una dotación mínima, siempre según Real Decreto 836/2012 de 25 de mayo de, al menos, un técnico en emergencias sanitarias (TES), un diplomado universitario en enfermería (DUE) y, si la situación lo requiere, un licenciado en medicina. En la práctica, o para ser más exacto, salvo ciertas Comunidades Autónomas que sí contemplan unidades de soporte vital avanzado (SVA) sin médico, de momento, lo más habitual o más extendido a nivel nacional es el equipo formado por dos TES, una DUE y un médico.

Para evitar confusiones, recuerdo que existen otras unidades de SVA, como los VIRES que carecen de camilla, los equipos HEMS, etc., de las que ya hemos hablado en otros reportajes. En esta ocasión me centraré en las UVIS MÓVILES.

Enumerar absolutamente todo sobre el diseño, prestaciones y equipos, incidiendo en el compartimento del paciente o célula asistencial con el material sanitario que viaja en una UVI MÓVIL, daría para varios reportajes, por lo que intentaré sintetizar en la medida de lo posible lo más importante y revelador de estos dispositivos. No obstante, se puede encontrar la totalidad de lo exigido desde el punto de vista técnico en el Real Decreto 836/2012 de 25 de mayo al amparo de la norma europea UNE-EN 1789:2007+A2.

ELECTROMEDICINA
Tecnológicamente, el habitáculo sanitario va dotado de material de electromedicina de última generación de gran importancia para la estabilización del paciente.

Cuenta con un respirador artificial con amplio radio de edad y peso que puede ventilar a pacientes de manera mecánica, bien por incapacidad de hacerlo por sí mismo o por exigencia del tratamiento en la patología a tratar. El monitor es imprescindible, pues registra e imprime ritmo cardiaco y medición de capnografía del paciente. Dispone de parches multifunción cuyo uso es opcional; bien como monitorización, desfibrilador o marcapasos externo. Como complementos añadidos, suelen sumarse a este dispositivo el sensor de pulxiometría, esfigmomanómetro, accesorios pediátricos y conexión para telemetría. Para administrar diferentes fluidos con precisión se usa la bomba de perfusión que, debidamente programada, suministra la cantidad de medicación exacta que necesita el paciente. El aspirador de secreciones, con las diferentes sondas de aspiración, se usa en numerosas ocasiones para mantener la vía aérea practicable.

En los últimos años, existen unidades asistenciales que están incorporando ecógrafos portátiles; de este modo, se pueden ejecutar in situ pruebas de diagnóstico y tratar la patología desde el momento de la primera intervención.

Todo este material dispone de baterías para garantizar su funcionamiento autónomo en las intervenciones que sean necesarias, enchufándose en las tomas de corriente correspondientes al finalizar su utilización para recargar dichas baterías. Por supuesto, el habitáculo cuenta con varias tomas de 12v y 220v, las suficientes para dar cobertura al material de electromedicina alojado en la ambulancia, con tomas sobrantes por si fuese necesario añadir aparatos de manera puntual o en situaciones especiales, como traslados con incubadora, etc.

MATERIAL FUNGIBLE, MEDICACIÓN
Un amplio arsenal de material sanitario fungible para realizar todo tipo de curas, sondajes, vendajes, etc., se reparte en armarios, vitrinas y cajones habilitados para tal fin. Del mismo modo, existe un completo ampulario en el habitáculo con ampollas y medicación de todo tipo diligentemente colocado y revisado. La ambulancia cuenta con nevera y calienta sueros para cuando la medicación precisa control de temperatura.

La oxigenoterapia es imprescindible, por lo que varias tomas son asistidas por dos botellas de 10 litros de capacidad que suelen ubicarse en el lateral libre de puerta de la ambulancia. De dos a tres botellas portátiles de 3 o 5 litros también viajan correctamente sujetas dentro del habitáculo para su uso externo.

 Mochilas de intervención de diferente color acorde con su función: azul para vía aérea y ventilación, rojo para lo relacionado con el material circulatorio y amarillo para el pediátrico, donde también se ubica medicación para múltiples usos, completan el equipo sanitario para la atención extrahospitalaria.

MOVILIZACIÓN E INMOVILIZACIÓN
Este material ocupa gran parte de espacio del habitáculo, siendo responsabilidad directa del TES su uso, revisión y conservación.

La camilla de traslado, cuyo diseño ha mejorado notablemente, en lo que a peso, movilidad y versatilidad se refiere, dispone de posiciones Trendelenburg y anti- Trendelenburg, y es desplazable lateralmente sobre la bancada; así como adaptable a diferentes alturas. Actualmente en muchas ambulancias, la introducción de la camilla sobre la bancada en la ambulancia, así como la elevación hasta conseguir la altura deseada se realiza mediante sistema eléctrico o neumático, facilitando el trabajo a los TES cuando el peso a manejar es elevado. Del mismo modo, la silla de traslado, plegable y con ruedas, por si es necesario por este medio trasladar al paciente hasta la ambulancia, dispone de modelos con mecanismos para descender escaleras sin portar a pulso, tipo “Evac-Chair®”, o con asideros para carga y transporte.

A la hora de inmovilizar a un paciente, el sistema de vacío es el que mejor resultados ofrece. El colchón de vacío se usa sobre todo en pacientes politraumatizados o con riesgo de lesión medular, cuyo mínimo movimiento puede causar un grave daño a la víctima. Este dispositivo, relleno de diminutas bolas de material sintético, aislante y ligero se ajusta a la persona conservando su forma anatómica natural mediante la absorción del aire de la propia colchoneta, a través de una válvula con la bomba correspondiente. Incorpora correas de sujeción y asideros de transporte. El resultado es un molde a medida que lo inmoviliza por completo. Para miembros inferiores y superiores, las férulas de vacío son también la mejor opción; no obstante, se siguen usando neumáticas; a pesar de las posibles complicaciones si se inflan en exceso. También las hay deformables o semirrígidas de diferentes materiales, más prácticas para inmovilización pélvica, de falanges, etc. Dentro de las férulas, las unidades de SVA cuentan con la denominada: férula de tracción; que es una estructura ligera y regulable que se utiliza para inmovilizar fracturas de miembro inferior.

Uno de los inmovilizadores más reconocido es el collarín cervical. Los hay de talla única y multi-talla. Evita la movilidad de cabeza y cuello protegiendo la zona cervical de la columna. Para su uso existen diferentes modelos para todos los gustos, primando en emergencias los de fácil y rápida colocación, garantizando la mejor inmovilización.

Para inmovilizar a pacientes sentados, generalmente en accidentes de tráfico o atrapados en estructuras colapsadas, se usa el dispositivo Kendrick, que alinea y fija la columna vertebral con soporte a la espalda y correas a modo de arnés. 

Para facilitar el transporte de las víctimas desde su ubicación hasta la camilla, se dispone, por un lado del tablero espinal, de material plástico, rígido y facialmente transportable, gracias a los asideros repartidos en todo el perímetro del tablero. Se utilizada en diferentes situaciones, como accidentes de tráfico y accesos difíciles sobre el que poder desplazar a la víctima desde lugares complejos. Se puede añadir férula de inmovilización de cabeza. Por otro lado tenemos la camilla de cuchara/tijera, muy eficaz para pacientes en posición decúbito. Los últimos modelos son de material plástico y aluminio. Se dividen longitudinalmente en dos partes regulables que se introducen por los laterales del paciente, cerrándose a continuación por los extremos, limitando la movilidad de la persona afectada durante la maniobra. Añade correas de sujeción y asideros de transporte. Cuando corresponde se incorpora inmovilizador de cabeza.

MOTORES Y MODELOS ELÉCTRICOS PARA LAS AMBULANCIAS DEL FUTURO
En lo que ha vehículos se refiere, hemos hablado y mucho de marcas y modelos muy extendidos por toda la península, donde la amplia gama de un sector muy profesional y comprometido con el transporte, nos viene dando grandes satisfacciones. Pero en esta ocasión quiero exponer lo que sin ninguna duda es el comienzo de una nueva era para un futuro cercano en el transporte sanitario por carretera.

Como se pudo observar en la última feria del salón del automóvil, en Hannover, los motores eléctricos llegan pisando fuerte y se consolidarán en los próximos años en toda la Unión Europea. Ello afectará directamente también a los vehículos de medio y alto tonelaje, y, por ende, a los destinados al transporte sanitario. Las inversiones de marcas y fabricantes de furgonetas a nivel internacional son de miles de millones de euros, en una vorágine por desarrollar cuanto antes vehículos eléctricos capaces de garantizar, por un lado la potencia deseada, y, por otro, el mayor escoyo a solucionar, baterías que doten de la suficiente autonomía.

La importancia creciente con el respeto al medio ambiente y las restricciones cada vez más severas en las grandes ciudades a la circulación de los vehículos contaminantes, ha despertado el ingenio y la implicación de muchos fabricantes que quieren estar a la altura de los nuevos tiempos.

Iveco, galardonada como “furgoneta del año 2018” gracias a su amplia gama de vehículos “Blue Power” para sus modelos propulsados por gas natural, ha desarrollado el nuevo furgón “Daily Electric”100% eléctrico; obviamente con 0% de emisiones contaminantes. Sus baterías, 100% reciclables, han aumentado su durabilidad en un 20% con una configuración variable de una a tres unidades. Su autonomía alcanza los 250 km. Admite una carga máxima de 5,2 toneladas y un volumen total de hasta 19,6m³ en una amplia gama de mercado.

Recientemente, Iveco ha entregado en España la primera ambulancia propulsada por gas natural comprimido de Europa al grupo Tenorio. Se trata del modelo Daily Blue Power NP. No tardaremos en recibir noticias parecidas con vehículos eléctricos muy mejorados en los próximos años.

Mercedes Benz ya anunció a primeros de año que invertiría diez mil millones de euros en la fabricación y expansión de vehículos eléctricos, y otros mil millones en desarrollar baterías para vehículos eléctricos a nivel internacional. Tendremos que esperar hasta 2030 para contemplar, y digo contemplar, porque este modelo será autónomo, el prototipo de furgoneta presentado en Hannover el pasado mes de septiembre, al que han bautizado como “Vison URBANETIC”. Eléctrica, autónoma y dotada de inteligencia artificial. Pero hasta entonces, el próximo año podremos disfrutar del modelo eVito con motor eléctrico, capacidad de carga de 1073 kg y 150 km de autonomía. Habrá dos versiones: básica de 5,14metros y extralarga de 5,37 metros de longitud. Pero la opción que nos interesa para las ambulancias de SVA, en lo que a tamaño se refiere para el próximo 2019, será la nueva generación del modelo eSprinters 100% eléctrica que fabricará el grupo Daimler. Se podrá optar por dos baterías, una de 41 kWh con una autonomía mínima de 115km y otra de 55kWh con 150 km de autonomía mínima con carga máxima y a bajas temperaturas.

Del mismo modo, el próximo año 2019, Ford sacará al mercado su nuevo modelo de furgoneta eléctrica Transit Custom híbrida (PHEV). A pesar de contar con un motor EcoBoost de 1.0 litros para recargar la batería si llega a un nivel lo suficientemente bajo_, solo actúa como generador, sin intervenir en las ruedas motrices_. Gracias a este diseño, la autonomía se eleva de 50 km/ 0 emisiones a 500km, pues no es necesario detenerse para recargar. Su capacidad de carga máxima será de una tonelada. Ford apostó por los coches eléctricos y creó el grupo Edison en el año 2017. Para su desarrollo anunció una inversión de 4500 millones de dólares para los siguientes 5 años. Los resultados saltan a la vista, pues en el salón del automóvil presentó también el modelo híbrido de furgón Transit (mHEV mild), mejorando la eficiencia del motor. El motor eléctrico se alimenta de una batería de iones de litio de 48 voltios que se activa cuando se requiere más potencia. A través de un sistema de frenado regenerativo, con un generador integrado, recupera energía durante la fase de desaceleración ayudando en la reducción del consumo.

En lo que ha transporte sanitario se refiere, el volumen y peso del material en las ambulancias, así como su amplia equipación y dotación pondrán las cosas difíciles a los ingenieros de los diferentes fabricantes de furgonetas eléctricas, pues la inclusión de las baterías, no solo aumenta el peso del vehículo, también reduce el espacio, tan ajustado en soportes avanzados. Tendrán también que garantizar una autonomía notablemente más conseguida y recargas rápidas para que puedan ser realmente operativas.

De una u otra manera, los avances en electromedicina y vehículos de transporte, fomentan la continua evolución de estos dispositivos para los que los equipos asistenciales habrán de estar preparados.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn