• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Entrevista a Antonio Nogales Rodríguez, máximo responsable de la Unidad Canina del Ayuntamiento de Huelva. La unidad canina de rescate de bomberos de Huelva cuenta con más de 20 años de servicio, desde 2001 actúa conjuntamente con la ONG bomberos unidos sin fronteras, han intervenido en 13 países, entre ellos el tsunami que asoló la costa de Sri Lanka en 2004 y el terremoto de Haití en 2010.

La Unidad Canina de rescate del Servicio de Extinción de incendios del Ayuntamiento de Huelva, comienzo su andadura el 7 de Febrero de 1997, tras finalizar el ‘I Curso de Formación de Bomberos-Guías y Perros para el rescate de sepultados’, organizado por la EATE. Los niveles de eficacia y operatividad alcanzados durante este curso fueron tan altos que se decidió presentar un proyecto de "UCR" a la Corporación, con el fin de seguir trabajando y preparar la intervención en futuros siniestros.

Después de recibir el apoyo del Ayuntamiento se comenzó un ambicioso y duro programa de prácticas que, aún en la actualidad, se mantiene de forma inflexible. La Unidad surge para dar cobertura a un servicio, el de localización de personas sepultadas con vida, poco desarrollado. Bomberos de este tipo existían muy pocos en España. Los bomberos de Huelva actúan conjuntamente con la ONG “Bomberos sin Fronteras”, gracias a un acuerdo suscrito en el año 2001 con esta ONG por el Ayuntamiento. A partir de esta firma, los bomberos onubenses también se implican en varios proyectos formativos para bomberos de Hispanoamérica. La Unidad Canina de Rescate de Huelva ha intervenido en 13 países entre los que se encuentran Taiwán, Bolivia, Marruecos, Irán o Filipinas. Ha participado en las labores de búsqueda de supervivientes en los terremotos de Perú y Turquía y en el tsunami que asoló la costa de Sri Lanka en 2004, así como en el terremoto de Haití en 2010, una de las catástrofes más difíciles de esta unidad y el tifón de Filipinas.

Uno de los proyectos más importantes en los que participó la Unidad de Rescate es la construcción en Perú del primer Centro de Repuesta Inmediata de Catástrofes Naturales. También, en Haití en el proyecto de reconstrucción y dotación de material de dos escuelas de la ciudad de Puerto Príncipe, que quedó devastada tras el terremoto de 2010. Además, la unidad imparte cursos en Latinoamérica para enseñar el método Arcón a los bomberos de la región, para que estén preparados para actuar a los dos minutos de que se produzca un terremoto.

Desde SERVICIOS DE EMERGENCIA hemos tenido la oportunidad de hablar con Antonio Nogales Rodríguez, Presidente y Responsable del Área de Catástrofe de Bomberos Unidos Sin Fronteras BUSF y máximo responsable de la unidad canina del Ayuntamiento de Huelva.

¿En qué consiste su función dentro de la unidad? ¿Cuántos años lleva al servicio de la unidad? ¿Y dedicado a los servicios de extinción de incendios?
La función del responsable de la Unidad Canina de rescate de Bomberos del Ayuntamiento de Huelva consiste en coordinar todas las actividades de dicha unidad. Tanto las maniobras o prácticas periódicas, como las activaciones y las intervenciones, además de cualquier actividad en la que la que la Unidad Canina de rescate tenga que verse representada. Al servicio de la Unidad Canina de rescate estoy desde el año 1997 coincidiendo con mi ingreso en el Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Huelva, y como su responsable desde el año 2006.

¿Quién forma la unidad canina de los bomberos de Huelva?
La Unidad Canina de rescate de Bomberos del Ayuntamiento de Huelva la conforman 7 especialistas caninos con 6 ejemplares. Todos bomberos profesionales y que junto a cada ejemplar conforman los denominados “Equipos caninos de localización”.

¿Cuáles son las situaciones en las que se pone en marcha la unidad?
La Unidad Canina de rescate se crea con la intención de cubrir una necesidad que tenían los servicios de bomberos y que hasta el momento no se le podía dar respuesta con plenas garantías. Esta necesidad es la localización de las personas que podían encontrarse sepultadas vivas por diferentes causas. Dicha unidad se activa cuando es requerida ante cualquier situación donde se presuponga que haya personas que pueden estar sepultadas con vida, como es el caso de derrumbamientos de edificios por construcción deficiente o explosiones, derribo de muros, deslaves de tierra etc. Además y gracias al convenio de colaboración que tiene dicha unidad con la organización bomberos Unidos sin fronteras (BUSF), está unidad se activa e interviene en caso de catástrofe en cualquier parte del mundo.

¿Cuál es el procedimiento que se sigue al solicitarse su actuación?
Una vez que se produce la activación de la Unidad, se pone en marcha nuestro protocolo de activación, el cual presenta diferentes procedimientos en función del tipo y urgencia de la emergencia. En el caso de tratarse de una emergencia en la ciudad de Huelva, el procedimiento recoge que los especialistas se personen en el parque de bomberos en un tiempo inferior a 45 minutos, por lo que deben establecerse periodos de alerta entre los diferentes miembros. En el caso de tratarse de una catástrofe Internacional el procedimiento es distinto y normalmente se nos solicita la ayuda a través de las Embajadas o Consulados de los países afectados.

En la unidad está implantado el método ARCÓN, creado por Javier Parejo, ¿cuáles son las claves de este método? ¿En qué se basa? ¿Cómo consigue esos niveles de eficacia?
Efectivamente la unidad canina utiliza el método Arcón, que fue desarrollado por el bombero de Sevilla Jaime Parejo García. Nosotros trabajamos con este método porque hemos tenido la oportunidad de probar y observar otros muchos y ninguno garantiza los niveles de eficacia que estamos consiguiendo con el método ARCON. Este método, mediante el empleo de una serie de técnicas conductuales que inciden sobre tres parámetros fundamentales (concentración motivación y autonomía), consigue el más alto nivel de eficacia durante las operaciones de búsqueda, detección y salvamento de personas vivas sepultadas bajo cualquier circunstancia, incluso en espacios confinados sin visibilidad.

20 años de la unidad,.. Son muchos, ¿cómo resumirías estos años? ¿Cómo ha evolucionado la unidad?
La trayectoria de la Unidad Canina de rescate durante los 20 años de vida que tiene, ha propiciado que hoy por hoy estemos al más alto nivel de eficacia y operatividad en las labores de búsqueda y detección de personas sepultadas vivas. Lamentablemente la naturaleza nos ha obligado a mantener unos altísimos niveles de preparación que están dando los mejores resultados. Obviamente se ha producido una evolución en cuanto a la trayectoria de dicha unidad y de sus miembros. A día de hoy seguimos trabajando en minimizar los tiempos de respuesta y puesta en marcha de nuestros protocolos de activación y de intervención. Un gran avance desde el punto de vista de la operatividad de dicha unidad, se produjo cuando en el año 2001 se firmó el convenio de colaboración con la ONG bomberos Unidos sin fronteras, por el cual estamos pudiendo intervenir en todas las catástrofes que se producen en cualquier parte del mundo de una manera más coordinada y eficiente.

¿Cuántos años de media está un perro dedicado a prestar servicio en este tipo de unidad?
La vida operativa de los perros de este tipo de Unidades depende de cada ejemplar, pero siempre lo va a determinar su condición física y estado general. Normalmente y dependiendo de cada ejemplar y raza, la vida profesional de nuestros perros dura hasta que llegan a la edad de entre los 10 y los 12 años. Es necesario destacar que estos ejemplares una vez que llegan a su fin de vida profesional, permanecen con sus guías el resto de su vida.

La unidad ha realizado intervenciones internacionales, ¿Cómo es ese procedimiento de desplazamiento? ¿En qué catástrofes por el mundo ha intervenido ya la unidad?
Nuestros procedimientos y protocolos de activación y de intervención están cada vez más depurados. Los responsables de la UCR están informados en tiempo real de cualquier catástrofe que se produce en cualquier parte del mundo, y en coordinación con el área de catástrofe de bomberos Unidos sin fronteras se pone en marcha este protocolo. Actualmente tenemos un tiempo de respuesta de 2 horas para estar preparados en el caso de ser requeridos para desplazarnos a cualquier parte del mundo. Una vez somos activados, la recopilación de información es fundamental para diseñar el contingente desplazado. Una vez en terreno y en coordinación con las autoridades locales, se nos asignan zonas de trabajo sobre las que actuamos con nuestros procedimientos de Intervención. Estos procedimientos y protocolos de activación nos han permitido que desde el año 1997 hallamos intervenido en: Taiwán, Turquía, El Salvador, La India, Bolivia, Argelia, Marruecos, Sri Lanka, Perú, Pakistán, Haití, Chile, Ecuador.
 
También habéis participado en diferentes proyectos de formación del método ARCÓN para bomberos de Hispanoamérica y acciones de solidaridad, desde la adhesión de la unidad en 2001 a BUSF, ¿en qué países habéis realizado esta formación?
Además de estas intervenciones, hemos creado unidades caninas de rescate en Nicaragua, Guatemala, El Salvador, Perú y República Dominicana. Las primeras horas después de producirse una catástrofe donde puedan permanecer personas sepultadas con vida, son fundamentales. La diferencia entre la vida y la muerte de muchas de estas personas depende de la inmediatez con la que se actúe. Por eso hace muchos años que desde Bomberos Unidos Sin Fronteras estamos enfocando nuestros objetivos y esfuerzos en tener equipos caninos perfectamente preparados allí donde se producen las catástrofes.

Hace un año, se presentó el libro de Joaquín Cabanillas ‘Allí donde queda vida’, ¿Qué nos puedes contar sobre él?
El libro de Joaquín Cabanillas es un sueño hecho realidad. Han sido muchísimas las intervenciones y actuaciones que ha tenido la unidad canina y nunca habíamos tenido ni tiempo ni la capacidad de plasmarlas todas en un libro. La especial delicadeza y cariño con la que Joaquín ha plasmado la trayectoria de estos 20 años, ha hecho que “allí donde queda vida” se convierta en una forma de trasladar a su lector a todas y cada una de las partes donde hemos estado trabajando.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn