Digital Newsletter (660x110)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

En los casos de menor gravedad se manifiesta con dolor de cabeza, cara congestionada, sensación de fatiga, náuseas o vómitos, sed intensa y sudoración abundante.

El Servicio de Urgencias Canario (SUC), dependiente de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, recuerda que -al igual que en otras situaciones de emergencias- en el caso de la insolación o golpe de calor la prevención juega un papel muy importante. Por este motivo recomienda a los ciudadanos que estén atentos a las alertas por altas temperaturas y sigan las recomendaciones que establece el Gobierno de Canarias como evitar la exposición al sol en horas de mayor intensidad -de 12:00 a 17:00 horas-, utilizar gorras, ropa fresca, no realizar ejercicio físico intenso bajo el sol o en las horas de más calor y tomar líquidos con frecuencia como el agua.

Además, los médicos coordinadores del SUC insisten en la importancia de actuar ante la aparición de los primeros síntomas, que varían en función de la gravedad del cuadro, para evitar situaciones de emergencia que hagan peligrar la vida de los afectados.

En los episodios de menor gravedad se manifiesta con dolor de cabeza, cara congestionada, sensación de fatiga, náuseas o vómitos, sed intensa y sudoración abundante, mientras que en los casos graves no existe sudoración, sino que la piel está seca, caliente y enrojecida. Además hay riesgo de convulsionar, sobre todo, en los niños menores de 3 años, y de provocar alteraciones de conciencia.

Ante la aparición de los primeros síntomas, los médicos coordinadores del SUC señalan que hay que colocar a la persona afectada a la sombra, en un lugar fresco y ventilado. A continuación, recomiendan poner paños húmedos en la frente y flexuras (muñecas, ingles…) y suministrar agua, pero bebiéndola a pequeños sorbos, salvo en el caso de que exista alteración de conciencia, estado en el que no se debe suministrar nada a la persona y se debe colocarla en Posición Lateral de Seguridad. Asimismo, si el afectado está consciente, se debe poner a la persona en posición de antishock, es decir, tumbado boca arriba con las piernas ligeramente levantadas y la cabeza ladeada.

En el caso de que los síntomas fueran más graves -piel seca y caliente, convulsiones o alteración de conciencia-, hay que alertar urgentemente al teléfono de emergencias 112 ya que podemos estar ante una emergencia, llegando a ocasionar incluso la muerte debido a un fallo generalizado de los mecanismos que regulan la temperatura corporal.

Por último, el SUC recuerda que los grupos más susceptibles de sufrir una insolación o un golpe de calor son los niños y las personas mayores, ya que en estas edades el organismo tiene más dificultad para regular la temperatura del cuerpo. En este sentido hay que señalar que los ancianos presentan además atrofia de glándulas sudoríparas y folículos pilosos por lo cual el mecanismo de enfriamiento natural contra el calor lo tienen anulado lo que hace que debamos extremar la precaución en las horas de mayor intensidad solar.

Asimismo, se debe tener en cuenta que existen otros factores de riesgo como la toma de diferentes fármacos -diuréticos y antihistamínicos-, o el hecho de padecer ciertas enfermedades como la diabetes, hipertensión, problemas cardiológicos,.. que también pueden influir. En estos casos, se deben extremar las precauciones con las personas más propensas a sufrir algunas de estas patologías, aportándoles líquidos de forma periódica y procurando refrescar la habitación en la que se encuentran.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn