• Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

El objetivo principal del programa de entrenamiento fue proporcionar herramientas y conocimientos específicos de activación y desactivación fisiológica y cognitiva, con el fin último de aumentar el rendimiento individual y prevenir desajustes psicológicos, de cara a una intervención.

Como parte de la preparación para la campaña de Incendios Forestales 2018, durante los últimos meses la Sección de Psicología de la UME ha llevado a cabo un entrenamiento psicológico específico para intervinientes en el que han participado más de mil militares de todos los Batallones que conforman la UME. 

El objetivo principal del programa de entrenamiento fue proporcionar herramientas y conocimientos específicos de activación y desactivación fisiológica y cognitiva, con el fin último de aumentar el rendimiento individual y prevenir desajustes psicológicos, de cara a una intervención.

No en vano, el personal que trabaja en la Lucha Contra Incendios Forestales (LCIF) está expuesto a estresores ocupacionales y a incidentes críticos. Por ello es preciso que estén preparados y entrenados de forma integral, es decir: a nivel técnico, físico y psicológico.

Esta preparación ha consistido en la formación y entrenamiento práctico de los intervinientes para la autogestión del estrés en incidentes críticos. Para ello se han tratado aspectos básicos como el control de la activación y desactivación fisiológica y cognitiva, fundamental para aumentar el rendimiento de cualquier tarea que implique riesgo, así la gestión tanto de su propia seguridad como la de los compañeros.

Además, en estas sesiones se ha presentado a los alumnos una aplicación móvil diseñada por la Sección de Psicología de la UME y desarrollada por el trabajo del Batallón de Trasmisiones de la UME (BTUME): la App PSICUME. PSICUME tiene como objetivo proporcionar una breve guía al personal interviniente de la UME y así dar continuidad a la preparación que desde la Sección de Psicología y dentro del programa de entrenamiento psicológico se proporciona.

Los resultados obtenidos tras la evaluación del programa han demostrado cambios significativos de los intervinientes para afrontar situaciones de estrés y emocionalmente complejas al contar herramientas específicas para estos casos. Además, el hecho de que los participantes se perciban más autoeficaces en cuanto al control de sus propias reacciones corporales les aporta una mayor seguridad para enfrentarse a estas situaciones.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn